Estrategias para encender la luz de las ideas


Autora: Amaya Pardilla 

A diferencia de lo que comúnmente se cree, la generación de ideas eficaces puede ser entendida como un proceso en el que se pueden diferenciar claramente una serie de hitos o pasos a seguir. Con ello, lo que se pretende es tener un instrumento o metodología con el que poder obtener a voluntad ideas útiles en aquellos momentos en los que las necesitamos, y no como mero resultado del azar o la casualidad.

El presente artículo intenta hacer hincapié en algunas de estas técnicas de un modo sencillo para aquellos que quieran comenzar a desarrollar su creatividad. Lógicamente existen muchas más, pero de lo que se trata es de dar un primer paso e identificar aquellas que más se ajustan a nuestro modo de trabajo o nuestras necesidades.

A continuación se expondrán las citadas técnicas distribuidas en tres grandes apartados. El primero de ellos se ocupa de la generación de ideas de un modo individual, partiendo de la definición del problema para llegar al pensamiento lateral. El segundo tratará la misma temática pero desde la perspectiva grupal, la principal ventaja de esta metodología es que la cantidad de ideas creadas por el grupo será, lógicamente, mayor a la del individuo, aún así deben seguirse unos ciertos consejos para que en la reunión se alcancen los objetivos establecidos. Y el tercero distinguirá una serie de técnicas encaminadas a la valoración de las ideas ya obtenidas.

Cómo trabajar individualmente

La primera tarea que cualquiera ha de afrontar a la hora encontrar una solución a un problema es la definición del mismo, más exactamente, la definición de la situación de la que se parte y que se pretende modificar o resolver. Para ello puede empezar por anotar en una hoja los siguientes epígrafes: los antecedentes, la necesidad, la localización física y geográfica, los parámetros de tiempo, la posición competitiva, la situación económico-financiera, los recursos disponible y los recursos no disponibles.

A continuación debe definir la situación a la que se desea llegar y señalar las diferencias entre la posición de la que se parte y la que se quiere alcanzar. De lo que se trata es de conocer perfectamente la situación para que el proceso de generación de ideas se ajuste a nuestras necesidades.

En este primer momento de la generación de ideas debe tenerse en cuenta también la definición o identificación de todos aquellos actores implicados directa o indirectamente en el problema, de tal modo, que se tengan en cuenta la mayor cantidad de puntos de vista posibles, fundamento básico de cualquier proceso creativo.

Paradójicamente, la gente cree que la creatividad es una actitud o cualidad exclusiva de determinados profesionales, como por ejemplo los artistas, cuando la realidad muestra que todos y cada uno de nosotros somos creativos y podemos fomentar nuestra creatividad a través de determinadas técnicas o métodos encaminados a tal fin. Uno de estos métodos, que podemos practicar cotidianamente y casi en cualquier contexto, es el ejercicio de los cinco sentidos, para ello sólo tenemos que tomar un objeto que nos resulte familiar y aplicarle cada sentido individualmente para reflexionar posteriormente sobre lo que cada uno nos ha sugerido, es decir, su aspecto, su sonido, su aroma, su gusto o su textura.

Esta misma técnica puede ser aplicada posteriormente a la resolución de cualquier problema, para ello, cuando se enfrente a su problema sólo tiene que pensar qué le parece al verlo, qué sonido, olor, sabor o tacto le trae a la memoria mientras piensa en él y finalmente reflexionar sobre qué le sugieren esas sensaciones.

Otra técnica muy útil y fácil de ejercitar destinada a fomentar la creatividad consiste en visualizar una película que haya visto en anteriores ocasiones, pero en este caso pruebe a hacerlo no desde la perspectiva del espectador, sino desde la de cualquiera de los que trabajaron en su elaboración: el director, el cámara o los extras. Intente imaginar y afrontar los retos que éstos tuvieron que resolver a lo largo de su trabajo, simplemente póngase en su lugar y especule sobre las sensaciones que experimentaron.

La finalidad de estos instrumentos es fomentar su capacidad empática, su capacidad de adoptar o contemplar el punto de vista de otras personas y por tanto, su capacidad de analizar los problemas desde distintos puntos de vista.

Otro de los fundamentos de la resolución creativa de problemas es el llamado “pensamiento lateral”, definido como la capacidad de efectuar conexiones que aparentemente no son lógicas, frente al cual se encuentra “pensamiento vertical”. La diferencia entre ambos radica en que mientras que en el pensamiento vertical se comienza con un concepto y se sigue con él hasta alcanzar la solución, en el pensamiento lateral se exploran formas alternativas de enfocar un problema antes de dar con una solución. De ahí la importancia de hablar con aquellos que nos rodean para ver qué opinan de nuestros problemas, cómo los resolverían o cómo los afrontarían. Puede que ellos nos den la clave o que simplemente nos ayuden a “olvidarnos” de nuestros planteamientos de origen.

La generación de ideas en grupo

Hasta ahora las técnicas expuestas se centraban en el individuo como generador de ideas pero existe otra alternativa: convocar una sesión de generación acrítica de ideas, en la que el número máximo de participantes no debe exceder de ocho y la duración sea de tres o cuatro horas. La principal ventaja de esta herramienta es que con ella se puede obtener una variedad de ideas y posibilidades mucho más amplia que si cada participante trabajase individualmente.

El nombramiento de un animador, moderador u orientador del desarrollo de la sesión facilitará la dinámica de trabajo. Su misión es ayudar a los participantes a que produzcan ideas mediante la planificación y la disposición de la sala en la que tendrá lugar la reunión. La función de esta figura en cuanto al desarrollo de la sesión se basa principalmente en la eliminación de los pensamientos o reacciones negativas que puedan surgir, estimulando al mismo tiempo la participación de todos y cada uno de los integrantes de la dinámica y evitando que se den conversaciones particulares. Deberá registrar por escrito todas las ideas que vayan surgiendo, buscando siempre la cantidad y no la calidad escuchando todas las opiniones vertidas y manteniendo el rumbo prefijado de la reunión.

En cuanto a la composición del grupo éste debe estar formado, además de por dos especialistas en el tema, por otras personas que no tienen porqué tener relación alguna con el tema a resolver. En este tipo de reuniones la heterogeneidad es preferible a la homogeneidad.

Mediante la asociación de palabras se identifican las palabras claves de la definición del problema y de cada una de ellas se crea un grupo de palabras o frases asociadas de la que pueden surgir nuevas soluciones. En el trabajo grupal, el animador puede elegir una palabra y pedir a cada participante, de un modo aleatorio, que diga una palabra sugerida por la última palabra que se haya pronunciado, de este modo estaremos trabajando con una rueda de asociación de palabras. Como ya se ha comentado anteriormente, se trata de abrir la mente a nuevos puntos de vista que en otras circunstancias no se hubiesen contemplado.

Una técnica realmente interesante es referir el problema a una fotografía de una persona. Se trata de un procedimiento rápido para valorar una propuesta desde varios puntos de vista, para ello el animador expondrá una idea y repartirá a los participantes fotografías neutras, es decir, de tipo carné, según las cuales los participantes expondrán lo que creen que las personas de las fotografías opinarían de la idea.

Hay momentos en los procesos de creación de ideas en los que nos podemos sentir agobiados o bloqueados, en estos casos es recomendable hacer lo que se conoce como una excursión mental. Para ello el animador dirá a los miembros del grupo que cambien de asiento, nombrará un nuevo moderador, asignará tareas distintas al grupo e intentará resolver un problema completamente diferente al que estaban tratando, por ejemplo el progresivo calentamiento de la atmósfera. Con ello se conseguirá desviar la atención del grupo por unos minutos para posteriormente retomar con energías renovadas el tema.

Cómo valorar nuestras propias ideas

Finalmente existen una serie de técnicas enfocadas a la valoración de las ideas. En cualquier proceso de generación de ideas hay que tener siempre presente que nunca se debe valorar mientras se están produciendo las ideas, esto interrumpiría el proceso y coartaría a los participantes.

Resulta muy útil llevar a cabo una verificación realista de la idea con la colaboración de personas independientes que no tienen interés directo en el asunto a tratar. Para ello comente su idea a sus conocidos, puede que éstos consideren algún aspecto que haya pasado por alto o al que no haya dado demasiada importancia. Y sobre todo, perfeccione la idea constantemente a la luz de los resultados y de la experiencia adquirida. No se conforme con los resultados obtenidos, siempre se está a tiempo de introducir mejoras o cambios que adapten la propuesta a los constantes cambios del entorno socio-económico actual.

Como se puede observar, todas las técnicas o herramientas mencionadas conforman un proceso que pretende favorecer la creatividad e innovación en la resolución de problemas. No obstante, hay que decir que poseen numerosas variantes que cada individuo aplicará según sus circunstancias o su propia singularidad. Lo ideal es explorarlas y encontrar aquella o aquellas que más se acerquen a nuestra personalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario

Lo + Visto en la Ultima semana

Lo + Visto en el Mes

Lo + Visto desde el 2011

Los 10 principios para los seguidores de Eureka

1. Mantén todos tus sentidos abiertos para percibir las realidades y las ilusiones.

2. Reúne muchos datos e información para el desarrollo de tu foco creativo.

3. Debes aplazar el juicio a las ideas que tengas.

4. Siempre debes elaborar muchas alternativas sobre una situación.

5. Ten presente otras posibilidades frente a un obstáculo.

6. Siempre gestiona ideas sin importar que suenen absurdas.

7. Debes Provocar tener siempre nuevas situaciones.

8. No rechaces ningún camino, primero debes explorarlo.

9. Las ideas que crees que no tienen sentido, son estimuladores para crear ideas que tengan sentido.

10. Trata de usar la Simplicidad, la complejidad solo atrasa la llegada de una solución.

Laboratorio Eureka
Déjanos tu comentario…

Para Fluir en nuestras actividades.

1. Hay metas claras en cada paso del camino.
2. Hay una respuesta inmediata a las propias acciones
3. Existe equilibrio entre dificultades y destrezas.
4. Actividad y conciencia están mescladas
5. Las distracciones quedan excluidas de la conciencia
6. No hay miedo al fracaso.
7. La autoconciencia desaparece
8. El sentido del tiempo queda distorsionado
9. La actividad se convierte en autotelica

Teoría de Abraham Maslow

La Actitud Creativa

Renunciar al pasado
Renunciar al futuro
Inocencia
Reducción de la conciencia
Perdida del ego
La fuerza inhibitoria de la conciencia (del si mismo)
Los temores desaparecen
Disminución de las defensas e inhibiciones
Fortaleza y coraje
Aceptación: la actitud positiva
Confiar frente a intentar, controlar, esforzarse
Receptividad taoista
Integración del conocedor B (frente a disociación)
Permiso para sumergirse en el proceso primario
Percepción estética en lugar de abstracción
Máxima espontaneidad
Máxima expresividad
Fusión de la persona con el mundo

8 formas en que las personas se auto actualizan o conductas merced a las cuales se alcanza la auto actualización

1. Concentración.
2. Decisión de crecimiento
3. Conciencia de sí mismo
4. Honestidad.
5. Juicio
6. Autodesarrollo
7. Experiencias cumbres
8. Supresión de los mecanismos defensivos del yo.