Las exigencias de los creativos en la actualidad





Las marcas quieren que los creativos que trabajan en su Comunicación entiendan su actividad y se impliquen con sus modelos de negocio.

Esta es la principal conclusión del estudio Deconstrucción/reconstrucción del creativo: el creativo en el entorno actual elaborado por el Club de Creativos (c de c) y la Universidad de Nebrija y presentado en rueda de prensa esta mañana. Para afrontar las nuevas exigencias de los clientes, el informe concluye que estos profesionales necesitan someterse a procesos constantes de formación, especialmente en cuestiones relacionadas con la digitalización, como el análisis de datos, o en áreas muy específicas como el Branded Content, entre otras.

“Las empresas nos han dicho que quieren trabajar con creativos comprometidos con sus modelos de negocio”, afirma Concha Wert, gerente de c de c. “El estudio muestra que el creativo actual, además de ideas, debe tener conocimientos y habilidades que le permitan conectar estas ideas con las tecnologías sobre las que se van a desarrollar, así como con las necesidades reales del usuario”.
“En un entorno de crisis económica y de explosión de la cultura digital, en el que el consumidor ocupa un papel cada vez más relevante, la formación de los creativos tiene que evolucionar de manera constante”, dice Marta Perlado, decana de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nebrija. “En consecuencia, nosotros –como formadores– tenemos la obligación de actualizar continuamente nuestra oferta educativa para dar un mejor servicio a las empresas, a través de los profesionales que salen de nuestras aulas”.

Nuevas capacidades profesionales
El estudio “Deconstrucción/reconstrucción del creativo” apunta hacia un panorama de “superespecialización” con exigencias y capacidades profesionales nuevas para el creativo. Tiene que tener nociones de Empresa y Finanzas, así como mejores conocimientos de Marketing y de Planificación Estratégica. Además, necesita saber manejar técnicas, herramientas y datos. Es decir, necesitan conocer cómo funciona la conectividad en el mundo digital, cómo funcionan las métricas, modelos de análisis de la experiencia de usuario, y técnicas innovadoras como, por ejemplo, el Branded Content o la Gamificación. Por último, su actitud debe ser de vigilancia constante de la actualidad.
“El diálogo entre las marcas y la gente ahora es casi continúo y hay que saber qué es actualidad, dónde se mueve la gente, de qué habla”, afirma el informe, porque “muchas de las nuevas funciones tienen que ver con satisfacer los deseos, los gustos y las necesidades reales de los consumidores. En este sentido, el conocimiento del individuo se vuelve más relevante, además de lo que se puede desprender del estudio del big data”.
El informe “Deconstrucción/reconstrucción del creativo” enfatiza además que, dada la creciente complejidad, un creativo debe ser capaz de trabajar en equipo y de desarrollar un pensamiento digital nativo. A este respecto, el estudio refleja la creciente brecha existente entre los profesionales más senior, a quienes les cuesta más pensar en digital, y los llamados “nativos digitales”.

Una metodología exigente
A la hora de lanzar este estudio sobre el entorno actual de la creatividad, c de c y Universidad Nebrija se marcaron tres objetivos:
  1. Identificar el perfil del creativo actual, sus competencias y sus habilidades.
  2. Descubrir qué herramientas necesitan los creativos, hoy para mejorar y enriquecer su trabajo y poder proyectar su talento.
  3. Pronosticar escenarios de futuro para este colectivo.
En una primera fase, desde un punto de vista cuantitativo, se lanzó una encuesta online a creativos, obteniéndose más de 1.000 respuestas.
Posteriormente se llevaron a cabo una serie de entrevistas cualitativas tanto a profesionales de la creatividad como a un nutrido grupo de representantes de los anunciantes.

Dentro de cada persona conviven un ‘ganador’ y un ‘perdedor’


Dentro de cada persona conviven un ‘ganador’ y un ‘perdedor’ en permanente lucha, y esa lucha nunca desaparece. Es la lucha entre el deseo de ‘ganar’ (reto) y el miedo a ‘perder’ (fracaso). Y hay que decirlo, no compiten al 50%. El miedo a ‘perder’ (fracaso) tiene mucho más poder que el deseo de ‘ganar’ (reto).

En el ser humano la seguridad puede más que el reto; la costumbre más que la novedad. El ser humano, casi siempre, prefiere ser infeliz que cambiar, porque uno puede ser infeliz pero su día a día lo tiene dominado, mientras que cambiar supone afrontar incertidumbre, salir de la zona por donde nos movemos habitualmente, y adentrarse en parajes desconocidos y eso le causa mucha inquietud. Pero es la única alternativa para avanzar y caminar. Crecimiento personal y comodidad son incompatibles. Sabes que estás avanzando en la vida cuando estás incómodo, porque el cuerpo nos pide hacer siempre lo más fácil. Existe una inercia natural a lo cómodo contra la que hay que luchar. Para triunfar, hay que sentir miedo. El miedo es un buen indicador, a menudo, de lo que tiene que hacerse. Si no tienes miedo es, con toda seguridad, porque estás acomodado.

El miedo es lo que nos lleva a vivir vidas pequeñas y vidas muy por debajo de nuestro potencial. El miedo nos ha hecho sobrevivir como especie, pero nos impide avanzar. Hace millones de años, la vida sólo admitía dos alternativas: sobrevivir o morir. Por este motivo, el ser humano tuvo que desarrollar un instinto para prevenir peligros porque de no hacerlo, la consecuencia podía ser mortal. La vida ha cambiado, pero el cerebro no ha evolucionado tan rápido, por eso, ante cualquier reto, la mente busca detectar amenazas que pongan en peligro nuestra integridad; ante cualquier reto, la mente empieza a fabricar pensamientos negativos: no se puede, es imposible, no merece la pena, no soy capaz... 

Ante esta situación mental, la receta está clara: o controlas tus miedos o tus miedos te controlan a ti. El filósofo Bertrand Russell, uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 6ª edición) lo expresaba claramente: «Conquistar el miedo es el inicio de la riqueza». No hay otra alternativa. El miedo se aprende (o no se aprende) a gestionar. La diferencia entre el valiente y el cobarde no es el miedo (ambos lo tienen) sino que uno se atreve y otro no se atreve. No hay que tenerle miedo al miedo (nunca desaparece y siempre está presente, hay que tenerle miedo a la cobardía, a no atreverse.

Así pues la clave está clara: siente miedo, pero hazlo de todas maneras. Pero, ¿qué estrategias podemos desarrollar para aplicar esta fórmula y afrontar y gestionar el miedo? Hoy apuntamos seis y puedes leer el resto en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición):

1. QUE TUS SUEÑOS SEAN PROPIOS Y NO PRESTADOS. 
Cuando tus sueños te motivan de verdad, siempre acabas atreviéndote. Cuando los sueños son prestados, definidos en función de lo que tiene más glamour social, es fácil encontrar excusas para no hacer lo que tiene que ser hecho.

2. BUSCA APOYOS EMOCIONALES.
Está demostrado científicamente que las personas nos sentimos más seguras cuando otras personas –jefe, pareja, amigo, familiar– confían en nosotros y nos alientan a emprender aquello que tememos. A veces –casi siempre– somos los mayores enemigos de nosotros mismos. Ir sólo por la vida es muy complicado.

3. EMPIEZA DE MENOS A MÁS. 
El éxito alimenta la autoestima. Un pequeño éxito impulsa a abordar nuevos retos. No quieras lograr mucho en poco tiempo. No lo conseguirás, te frustrarás y abandonarás al ser víctima de la ansiedad. Un gran éxito no es otra cosa que el sumatorio de pequeños éxitos. Recuerda: Poco + Poco = Mucho.

4. INSPÍRATE EN OTROS.
Tener modelos de referencia en los que fijarse es muy estimulante. Ver como terceras personas se han enfrentado a similares contratiempos, dificultades y miedos, da inputs sobre los pasos a seguir e insufla fuerza para atreverse.

5. FOCALIZA LA ATENCIÓN EN LAS OPORTUNIDADES.
Los ‘ganadores’ también tienen miedo, pero a diferencia de los ‘perdedores’ que ponen su atención en los obstáculos, ellos lo hacen en las oportunidades que éstos entrañan. Los primeros avanzan; los segundos se estancan.

6. BUSCA A ALGUIEN QUE TE EMPUJE.

A veces, la mejor alternativa es no tener alternativas. El ser humano casi nunca se lanza por iniciativa propia, necesita de algo –las benditas circunstancias: un despido, una enfermedad o un accidente, por ejemplo– o alguien que le dé un empujón. Un buen coach siempre te exige de ti más de lo que te exigirías tú de ti mismo. Te lleva al límite, al borde siempre de la zona de comodidad.

Lo + Visto en la Ultima semana

Lo + Visto en el Mes

Lo + Visto desde el 2011

Para Fluir en nuestras actividades.

1. Hay metas claras en cada paso del camino.
2. Hay una respuesta inmediata a las propias acciones
3. Existe equilibrio entre dificultades y destrezas.
4. Actividad y conciencia están mescladas
5. Las distracciones quedan excluidas de la conciencia
6. No hay miedo al fracaso.
7. La autoconciencia desaparece
8. El sentido del tiempo queda distorsionado
9. La actividad se convierte en autotelica

Teoría de Abraham Maslow

La Actitud Creativa

Renunciar al pasado
Renunciar al futuro
Inocencia
Reducción de la conciencia
Perdida del ego
La fuerza inhibitoria de la conciencia (del si mismo)
Los temores desaparecen
Disminución de las defensas e inhibiciones
Fortaleza y coraje
Aceptación: la actitud positiva
Confiar frente a intentar, controlar, esforzarse
Receptividad taoista
Integración del conocedor B (frente a disociación)
Permiso para sumergirse en el proceso primario
Percepción estética en lugar de abstracción
Máxima espontaneidad
Máxima expresividad
Fusión de la persona con el mundo

8 formas en que las personas se auto actualizan o conductas merced a las cuales se alcanza la auto actualización

1. Concentración.
2. Decisión de crecimiento
3. Conciencia de sí mismo
4. Honestidad.
5. Juicio
6. Autodesarrollo
7. Experiencias cumbres
8. Supresión de los mecanismos defensivos del yo.