Semana Cultural Totora

Laboratorio Eureka presenta una charla “Creatividad e Emprendimiento: Un Camino Hacia la autorrealización” el día miércoles 14 de diciembre en el Centro Totora Ubicado en Avenida Las Torres #342 a las 18.30 Hrs





Mapas Mentales


¿Alguna vez has visto un mapa mental? Seguro que la primera vez que viste uno pensaste que se trata tan solo de un simple esquema visual que representa gráficamente conceptos, ideas, etc. alrededor de un problema o palabra clave. Sin embargo, esta técnica es mucho más que un sencillo dibujo, se basa en una interesante teoría que busca representar y potenciar al máximo los mecanismos asociativos que favorecen el pensamiento irradiante de nuestro cerebro, así como nuestra capacidad de memorización, organización, análisis y síntesis.


Esta técnica fue desarrollada por el americano Tony Buzan, autor de numerosos libros relacionados con este tema. Buzan parte de la idea de que cada elemento básico de información (una sensación, un recuerdo, un pensamiento…) que accede a nuestro cerebro, se puede representar como una esfera central de la que irradian innumerables enlaces de información por medio de eslabones que representan una asociación determinada. Cada una de estas asociaciones posee su propia e infinita red de vínculos y conexiones.


La idea básica sobre la que se construye esta técnica parte de un problema central que se representa en medio de la hoja, y del que se van extrayendo una serie de ideas relacionadas. Estas ideas derivadas salen desde el problema hacia fuera, en todas direcciones de la página, y se unen con el concepto central mediante conexiones similares a las ramas de un árbol o una red neuronal. Es decir, las ideas más cercanas al concepto central tendrán ramas más gruesas, mientras que a medida que esas ideas se van ramificando, las conexiones se hacen menos fuertes, como ocurre con las ramas de un árbol que se alejan de la raíz. Además, los mapas mentales se pueden mejorar y enriquecer con colores, imágenes, códigos y dimensiones que les añadan interés, individualidad, y fomentan la creatividad, la evocación y la memorización de la información.

Cuando una persona trabaja con mapas mentales, puede relajarse y dejar que sus pensamientos surjan libre y espontáneamente, utilizando cualquier técnica que le permita recordar y evocar asociaciones sin tener que limitarnos a técnicas de lineales, monótonas y estructuradas.


Los Mapas Mentales por tanto son un recurso útil para la exploración de un problema, y la generación y organización de ideas, ya que permiten visualizar los componentes principales del concepto de estudio de forma fácil y sencilla.


Mapas mentales: organización y almacenamiento cerebral sin pérdida


Estás trabajando en algo, estudiando para un examen, preparando una presentación, o simplemente quieres desarrollar esa idea que por fin te hará rico… Ahora solo te falta plasmar el contenido en un papel para organizar toda la información y tener una visión global. ¿Sabes cuál es la mejor forma de hacerlo? Un mapa mental.
La imaginación es más importante que el conocimiento. Albert Einstein.
Siempre que tengo una idea, por peregrina que sea, trato de apuntarla. Es la forma de no lamentar olvidos inoportunos y de tener una colección personal de pensamientos entre los que poder elegir después y desarrollar. El problema viene cuando seleccionada la idea, no consigo plasmarla en un trozo de papel, para tener una visión global de lo que quiero conseguir. Quizás sería el momento de recurrir a un mapa mental…
El problema: cómo organizar la información
Habitualmente, cuando tenemos que trabajar con información, sintetizar un tema o desarrollar una idea, tendemos a hacer esquemas, subrayar texto, dibujar notas al pie del documento, etc.
Todas estas técnicas intentan alertar a nuestro cerebro de que nos encontramos ante información importante, ayudándonos a procesar y a organizar mejor toda la información.
El problema que tienen estos métodos es que no son del todo eficaces, ya que no son lo suficientemente atractivos para nuestra mente y además trabajamos sobre fragmentos, perdiendo la visión global del conjunto.
Dentro de las formas de organizar la información, la que mejores resultados me dio durante mis años de estudiante, fue el esquema. A modo de árbol, podía tener toda la información de cada tema categorizada en un trozo de papel. De esa manera, mi mente organizaba las distintas partes de cada tema y después era más fácil de recordar.
El inconveniente que tienen los esquemas, es que nuestro cerebro tampoco los digiere con facilidad. Son demasiado planos, parciales y no llaman mucho la atención.
Ya hemos visto cómo memorizar datos complejos fácilmente mediante distintas técnicas. Ahora vamos a abordar cuál es la manera más eficaz que tiene nuestro cerebro de organizar la información y trabajar así de forma óptima.
La solución: los mapas mentales
Los mapas mentales constituyen una forma muy intuitiva y eficaz de organizar la información alrededor de un concepto o idea. Además, al ser extremadamente visuales, se hacen muy atractivos a nuestro cerebro, que los embebe con gran facilidad.
Leonardo da Vinci ya los utilizaba para ayudarse en sus creaciones. En ellos se inspiró Tony Buzan para desarrollar la metodología sobre mapas mentales. Ya he hablado antes de este autor, escritor de multitud de libros relacionados con la memorización y la lectura rápida, aunque quizás su mayor reconocimiento sea por la creación de los mapas mentales. (Si no le conoces, te invito a que hagas una búsqueda en Internet, porque su obra es de lo más interesante).


Mapa Mental de las cualidades de Leonardo.
Llevo unos meses trabajando con mapas mentales en diversas tareas y estoy encantado, me están ayudando mucho. Me sirven por ejemplo cuando quiero por ejemplo desarrollar un artículo complejo, o cuando tengo que organizar las distintas partes de un libro, o incluso para preparar una presentación y tener todo reunido en un mismo sitio, de forma que de un vistazo me sea posible navegar por toda la información.
Buzan los define en su libro como “un método de análisis que permite organizar con facilidad los pensamientos y utilizar al máximo las capacidades mentales”.
Un mapa mental está formado por una idea central, alrededor de la cual se desarrollan las ideas secundarias y así sucesivamente…
La forma de relacionar los distintos conceptos es a través de ramas de árbol, más gruesas cuanto más próximas están al centro.
Está formado por texto e imágenes y se usan distintos colores para resaltar ciertos conceptos o asociaciones, haciéndolos así muy llamativos y fáciles de consultar y recordar.
Cómo se almacenan en nuestro cerebro
Hemos visto en otros artículos cómo almacena el cerebro la información. Cuanto más visual sea la información y más capaz de llamar la atención de nuestro cerebro, más firmemente quedará arraigada en nuestra memoria, y más fácil será de recuperar.
Además, nuestro cerebro trabaja muy bien con los mapas mentales, porque es su forma natural de organizar la información, a través Imágenes y Asociaciones. De esta forma, aprovechamos toda nuestra capacidad mental, que absorbe el mapa mental de una forma natural.
Por eso nos resulta mucho más fácil contar a alguien la película que acabamos de ver, que hablarle sobre un capítulo de un libro que terminamos de leer.


Las 7 ventajas de usar mapas mentales
1. Nos dan una visión global de todo el trabajo: un mapa mental nos permite agrupar mucha información.
2. Fáciles de hacer, consultar y memorizar.
3. Nos permiten localizar rápidamente lo más importante. Las imágenes y conexiones resaltan lo importante.
4. Fomentan la creatividad: siempre que me enfrentaba a un folio en blanco, no sabía cómo empezar. Desde que uso un mapa mental, todo fluye de forma más natural.
5. Aumentan la productividad: reducen el tiempo que te lleva en organizar el trabajo y siempre están ahí para volver sobre ellos.
6. Mejoran la concentración: te aseguro que cuando lleves 5 minutos creando el mapa, no pensarás en otra cosa…
7. Altamente personalizables: tu no puedes hacer el mapa mental de otra persona ni otra persona el tuyo, no serviría. Cuando hacemos un mapa mental lo estamos diseñando exclusivamente para nuestro cerebro.


Mapa Mental Procrastinación.
Utilidades


Los campos de aplicación son infinitos. Desde estudiar un tema, desarrollar una idea del trabajo, o hacer algún trabajo de tipo creativo: escribir un libro, una canción, una poesía, etc. Piensa en algún aspecto de tu vida en el que tengas que organizar información y quieras tener una visión global y verás cómo se puede aplicar.
Te animo a que lo pruebes. Si no te gusta, siempre puedes volver a tu método tradicional.


La caja de herramientas
Para crear un mapa mental, necesitaremos las siguientes herramientas:
• Analógicas: papel y lápiz. El papel mejor blanco (un tamaño a3 mejor que a4) y los lápices de colores. Cuanto más visual, más fácil será de asimilar. Para empezar, es más que suficiente.
• Digitales: en Internet existen distintas herramientas tanto de pago como gratuitas para crear mapas mentales. El propio Buzan ha desarrollado una plataforma de creación de mapas mentales.
• Tu cerebro y un poco de creatividad.


Yo de momento, estoy haciendo mis mapas mentales con papel y lápices de colores y me estoy divirtiendo muchísimo, así que aún no he tenido ganas de probar las bondades del método digital.
En un próximo post veremos un ejemplo práctico sobre cómo construir y organizar toda la información de una idea usando un mapa mental.

Cómo crear un Mapa Mental


Hace unas semanas ya  hablamos de los Mapas Mentales y  presentamos los principios básicos de esta interesante técnica (pincha aquí para ver el post). En esta ocasión queremos contamos cómo elaborar un Mapa Mental para que lo puedas poner en práctica, por ejemplo en nuestras sesiones de brainstorming o en tu día a día.


Antes de empezar, debemos tener en cuenta que esto de los Mapas Mentales va de pensar en palabras clave o símbolos que representan ideas y palabras. No nos interesan los esquemas, o párrafos con oraciones largas. Recuerda que esta técnica se basa en representar y potenciar al máximo los mecanismos asociativos entre ideas que favorecen el pensamiento irradiante de nuestro cerebro, así como nuestra capacidad de memorización, organización, análisis y síntesis.


Los materiales que necesitaremos son muy sencillos, una hoja en blanco, cuyo tamaño dependerá de la complejidad del problema que trabajemos, y algunos lápices o rotuladores de colores. El motivo de utilizar diferentes colores es porque los colores y su contraste despierta más a nuestra mente, que las líneas monocromáticas.


Bien, pues teniendo todo eso ya nos podemos poner manos a la obra. Comenzaremos poniendo la hoja en apaisado y dibujaremos o escribiremos el problema en una o pocas palabras en el centro. A partir de esa idea central, los principales temas relacionados con el problema se “irradiarán” de la imagen central en forma de ramas. Veréis mapas mentales con el grosor de unas ramas mayor que otras, eso simplemente representa el poder asociativo del concepto con el problema central. De esos temas que se ramifican, a su vez parten imágenes u otras palabras claves que trazamos sobre líneas abiertas, sin pensar, de forma automática pero clara, formando poco a poco una gran estructura nodal. Utiliza una palabra por cada rama, de esta manera se multiplican las posibilidades de que se activen más ideas relacionadas. Por cierto, no hay límite en el número de ramas que se pueden pintar, así que crea todas las que consideres necesarias.

Ejemplo de Mapa Mental enfocado a preparar las vacaciones.
Como vés las aplicaciones pueden ser de lo más diverso.


Idea importante: deja fluir nuestros pensamientos libremente en todas direcciones de la hoja. De este modo, pensaremos de forma más natural y se incrementará nuestra inspiración y creatividad.


Conviene dejar espacios o zonas en blanco para posibles explicaciones o conexiones que se nos ocurran más adelante. Y no os preocupéis si no sabéis pintar o dibujar bien las imágenes o formas, lo importante es que la imagen represente para vosotros el concepto que queréis representar, ni más ni menos. Además, podéis mejorar y enriquecer con colores, imágenes, códigos y dimensiones que les añaden interés, gracia e individualidad.


Trabaja de forma rápida, sin plantearnos mucho la eficacia a priori de vuestro trabajo. Y sobre todo, rompe los límites, utilisa nuestra fantasía para combinar conceptos y expandir el mapa. No pongas límites, dejate llevar por el mapa y por las ideas y relaciones que os vayan surgiendo en todas direcciones.

La ingeniosa fórmula de Bután para salvar su cultura a través de "American Idol"



THIMPHU, Bután.- Los músicos golpeaban un laúd con cabeza de dragón, lanzando a escena a una mujer que cantaba una aguda canción de entonaciones ondulantes, que fue transmitida en vivo y en directo para todo el reino de Bután, pequeña nación entre los gigantes Himalayas.

Los jueces fueron despiadados. La cantante estaba fuera de sincronía con la música, dijo uno. Otro consultó escrituras históricas y descubrió que todas las letras de la canción estaban erradas.

Está claro que "Bhutan Star" no es sólo otra versión de bajo presupuesto de "American Idol". Este popular show, que obliga a los participantes a entonar canciones tradicionales que poco a poco se han ido desvaneciendo, es el arma más fuerte de Bután para salvar a su cultura de ser arrasada por la globalización.

Abuelos conservadores, monjes budistas, adolescentes rebeldes y casi todo el resto que posee un televisor, se junta cada sábado y domingo para ver a los participantes tocar composiciones clásicas budistas. Incluso algunos jóvenes han comenzado a tararear esas tonadas folclóricas en las calles.

"Cuando jóvenes como nosotros pueden cantar esto, los niños piensan, ¿por qué no?", dice Tandin Dorji, un oficinista de 24 años que participa en el show.

Emplazado entre las alturas de India y China, la "tierra del Dragón del Trueno" ha mantenido existencia prácticamente insular, con tradiciones congeladas en el tiempo, sin caminos pavimentados, teléfonos o servicio de correos hasta la década de 1960.

En 1999 llegó la televisión, internet y lo que Thakur Powdyel, ministro de Educación, llamó "la matanza de la cultura global". Los cambios para esta nación de paso lento y 700 mil habitantes fueron fulminantes.

Ahora los jóvenes visten jeans y chaquetas de cuero, usan gel en su cabello. Comen papas fritas, toman Pepsi y escuchan canciones pop coreanas. Kinzang Dema, nieta de una cantante clásica, no tiene vergüenza en poner "Baby", de Justin Bieber, como tono de su celular.

El antes y después de "Bhutan Star"

Al sentir cierta culpa, Nidup Dorji, un escritor, actor, compositor y cantante de 37 años, se preguntó si los butaneses estaban listos para volver a abrazar su cultura, pero con un giro moderno. Grabó un disco de música clásica el 2006 y fue todo un éxito para los estándares locales: 8.000 cassettes y 3.000 cds vendidos. Su truco: incluir guitarra española y percusión como elementos refrescantes. El segundo paso era la televisión.

Se apropió del formato de "American Idol", que había visto a través de televisión satelital, y utilizó el género pop más popular de Bután, el rigsar, para tentar a los jóvenes a escuchar música tradicional llamada boedra, además de otros ritmos más complejos como el zhungrda, compuesta habitualmente por lamas budistas.

Cada semana, los participantes interpretan una canción rigsar con una banda moderna en un lado del escenario y luego pasan al otro para interpretar algún boedra o zhungdra con un grupo de música tradicional. Hay dos grupos de jueces para cada "especialidad".

La calidad de producción del show no pasa de la de un programa colegial, algunos participantes piden partir de nuevo, se olvidan de las palabras o cantan totalmente fuera de tono.

El tiempo de Ugyen Tshomo se acabó mientras ofrecía una interpretación y su micrófono fue apagado. Pero ella siguió cantando y el micrófono volvió a encenderse para ella.

Los jueces, aunque mucho más correctos que aquellos de "American Idol", son brutales para los gentiles estándares de un país que calcula su desarrollo en el cálculo de la Felicidad Nacional Bruta.

Un juez le dijo a una concursante que cantaba como si no tuviese lo suficiente para comer. Otro le dio un consejo al ex monje Tsheten G. Tashi, quien olvidó las letras y cantó el resto fuera de tono: "Cuando dos toros pelean, sólo uno puede ganar".

Tshering Lham cantó un emotivo lamento en un antiguo dialecto tibetano, sobre una princesa que abandonó China para vivir con un rey en el Tíbet. Ambos jurados le dieron un 6 de 10. "Tienes buena voz, pero no estás en tono", le dijo Ugyen Tshering.

Pese a que no existen ratings semanales, el show recibe entre 70.000 y 80.000 votos a través de mensajes de texto, afirma Dorji. Ha vendido miles de cassettes y dvd, inspirados en el propio show que copiaron, y también fue elogiado por el primer ministro en el Parlamento, por restaurar la herencia musical de Bután en decadencia.

"Es el único entretenimiento que tenemos en Bután", dice el adolescente Gyelwa Kuenzom. "Estamos aprendiendo de él, las canciones tradicionales, es muy agradable", añade.

Cerca de 900 monjes en el monasterio de Tsheten Dorji ven el show. "Las letras de algunas canciones entregan sabiduría", dice un monje de 29 años.

"Bhutan Star" es sólo una parte de una estrategia para proteger la cultura local. La cineasta Karma Tshering le dio un giro a otra importación, los concursos de belleza, para revivir el interés en la tradición textil butanesa. Sus candidatas en Miss Bután no usan trajes de baño, sino que vestimentas tradicionales del siglo XVIII prestadas por un museo, mientras responden preguntas sobre cultura, lenguaje y costumbres tradicionales budistas.

Los butaneses poco a poco se han dado cuenta que las canciones pop sólo son populares por uno o dos meses, mientras que las clásicas perduran por generaciones.

Yet Dorji, productor del programa, constantemete lucha en el delicado balance de llevar a la audiencia a sus raíces culturales, sin perder el sentido de la entretención.

Las doce puertas para ser un “guerrero pacifico”, por Dan Millman





Dan Millman es un ex atleta profesional, profesor universitario y autor bestselllers. Ha escrito ocho libros de entre los que destacan “El Camino de guerrero pacífico” y “La vida que han nacido para vivir” y “Las 12 puertas”. Su obra ha inspirado a millones de personas en más de veinte idiomas. Dan en sus libros nos ofrece pequeñas recetas muy aplicables al día a día y a la vida cotidiana. Había leído muchos libros de Oriente y de Occidente, de diferentes tradiciones espirituales y religiosas y siempre encontró la misma verdad reflejada en todos pero encubierta por trampas lingüísticas y culturales, hasta que se decidió por escribir eso mismo pero con un lenguaje accesible y actual.
Escribió sus libros con la intención de ayudar a cristianos o judíos o sufíes hindúes o budistas o estar mejor a cualquiera sea cual sea su forma de vida. Él nos habla de lo que hacemos independientemente de nuestras creencias o convicciones religiosas.
En su libro “las 12 puertas” nos propone una nueva definición de lo que llamamos el éxito o el equilibrio. A través de 12 puertas o estadios podemos recuperar nuestra autonomía y autocontrol para conseguir la iluminación y la felicidad.

Estas son las 12 puertas:

1 – Descubrir nuestro valor: No importa lo inteligente, atractivos y brillantes que podamos ser. Si dudamos de nuestra valía, entonces nuestros propios pensamientos sabotean todos los esfuerzos y pueden acabar por socavar las relaciones y nuestra vida. Es necesario abrirse a la vida abundante con el convencimiento de que nos merecemos aquello que deseamos o tenemos. En la medida en que nos creemos que lo merecemos, descubriremos nuestro valor.

2 – Recuperar nuestra voluntad: Incluso los mejores planes siguen sin hacerse si no existe un motor o una voluntad decidida a hacerlos. El amor propio y la autoestima surgen como consecuencia de hacer lo que hay que hacer cuando toca hacerlo.

3 – Energizar el cuerpo: Si nos falta la vitalidad no tenemos nada, si tenemos salud, todo es posible. Lo único de lo que podemos estar seguros es que tenemos un cuerpo para vivir. Cuidar este cuerpo es la manera más fácil de estar bien con nosotros mismos y con el entorno.

4 – Administrar nuestro dinero: Al aclarar nuestros objetivos y el uso de nuestros dones, podemos hacer circular correctamente el dinero. Amar aquello que hacemos y disfrutar trabajando al servicio de los demás, nos ayudan a conectarnos con la más alta vocación de nuestra alma. El dinero es energía y por tanto es neutro, no es ni bueno ni malo. El uso de nuestra energía nos revelará el correcto uso del dinero.

5 – Controlar nuestra Mente: “El mundo es un reflejo de tu mente.” En una mente limpia no hay lugar para fantasmas. Cada uno de nosotros vemos el mundo a través de infinidad de filtros: las creencias, la educación, la opinión, la interpretación, los miedos…. Sólo con una mente libre de condicionamientos podremos objetivamente captar la realidad.

6 – Confiar en nuestra intuición: La intuición es la llave que nos abre la puerta a las dimensiones superiores o espirituales del Ser. La intuición nos permite reconectarnos con nosotros mismos y responder al mundo con otra claridad.

7 – Aceptar nuestras emociones: Aceptar completamente nuestras emociones, sin apegarnos a ellas. No somos nuestras emociones ni nuestros pensamientos. Hay que reconocerlos, hacer las paces con ellos y soltarlos completamente para no identificarse con ellos.

8 – Plantarle cara a nuestros miedos: “el valor no está en la ausencia de miedo, sino en su conquista.” El coraje diario no es un sentimiento sino una acción. Usted puede dirigir su atención hacia lo positivo y tratar de fijar su mente, dirigiéndola, y así al afirmar su poder, sin emociones. Visualizando los resultados positivos conseguirá superar sus miedos.

9 – iluminar nuestra sombra: Debemos ser capaces de bajar a las profundidades de nuestra sombra y ser capaces de iluminarla. Esto liberará una gran cantidad de energía, que de otro modo perdíamos en tonterías y que ahora recuperaremos para ser más eficaces. El conocimiento de sí mismo genera la autenticidad, alegría y compasión.

10 – Abrazar nuestra sexualidad: La negación de las energías de la vida como la energía sexual no es una práctica recomendable. Debemos observarnos, aceptarnos y con prudencia respetar al otro. Hacer el amor puede ser una práctica espiritual y una celebración de la vida.

11 – Despertar nuestro corazón: En esta puerta se nos despierta una nuevo estado en nuestro corazón. Fluye y rebosa amor, amor que perdura, que une y no separa, que no son sólo palabras o sentimientos, que no seduce o controla, que sólo es y por ser ilumina. El amor nos abre las puertas a la iluminación diaria.

12 – Servir al Mundo: El servicio es a la vez un medio y un fin, al dar a los demás, viene a nosotros la abundancia y la paz interior. La última puerta da sentido a la vida.

Pero estas 12 puertas no son sólo buenos consejos, él nos presenta en su libro un plan de trabajo, como si de un entrenamiento de gimnasia se tratara, que paso a paso nos conduce inequívocamente a una vida iluminada y de abundancia.
El error básico es que nos saboteamos a nosotros mismos en nuestras relaciones, en nuestras prácticas espirituales, en los ámbitos financieros, incluso en nuestra salud. Nos saboteamos la vida porque en algún nivel inconsciente no nos sentimos merecedores de todo lo que podemos obtener. Ese es el reto más importante al que podemos aspirar: el crecimiento personal, el crecimiento espiritual o el desarrollo del potencial humano. Los seres humanos estamos llenos de tendencias. Tendemos a ser perezosos, o al exceso de trabajo. Tendemos a dejar que nuestras emociones conduzcan nuestro comportamiento. Tendemos a complacer a los demás o tendemos a negarnos a nosotros mismos. Tendemos a ser pasivos o agresivos, obsesivos, o a actuar sin pensar. Tenemos la tendencia a negar o evitar la solución de los problemas hasta que ya no podemos evitarlos. Tendemos a ser egocéntricos, defensivos y resentidos.
Para salir de este atolladero Dan Millman ha creado lo que él llama “la práctica de la iluminación”, un enfoque radicalmente nuevo de la vida espiritual en el cual la energía y la atención no se dirigen hacia tratar de lograr cualquier cambio interno de la conciencia, sino a hacer lo que sea necesario para “actuar como si” ese cambio ya se hubiese producido.
Sabemos lo que debemos hacer pero, ¿por qué no lo hacemos?: “Just do it”. “Hazlo

Entrevista: Martin Seligman

APRENDIENDO A SER FELICES. Extracto de una entrevista realizada, en el programa de television española Redes dirigido por Eduard Punset, al Doctor Martin Seligman que hace una decada acuño el concepto de optimismo aprendido. Seligman sostiene que la autentica felicidad no solo es posible, sino que, lejos de depender de la suerte y de los genes, puede cultivarse identificando y utilizando muchas de las fortalezas y rasgos que ya se poseen. Al identificar lo mejor de nosotros mismos y desarrollar estos aspectos, podemos mejorar sensiblemente nuestra vida y la de cuantos nos rodean.
Eduard Punset:
Escucha,… una cosa, ¿tiene algo que ver la ciencia con la felicidad?
Martin Seligman:
Pues yo creía que no, pero tras 30 años evitando el tema de la felicidad, me percaté de que era algo confuso, todo lo relacionado con el sufrimiento boicotea la felicidad. Y lo que yo quería era aliviar el sufrimiento en el mundo, de manera que tuve una conversión en la que empecé a preguntarme si no sería posible que hubiera una ciencia del aspecto positivo de la vida. Yo creo que la clave está en darse cuenta de que la noción de felicidad es científicamente imposible de concretar, significa demasiadas cosas para la gente. Pero creo que se puede descomponer la noción de la felicidad en, digamos, tres elementos que sí son científicamente medibles y en cuya construcción uno puede intervenir. Los tres elementos son: la vida de placer –emociones positivas: risas, sonrisas, estar de buen humor – esta es la versión americana, de Hollywood, de la felicidad: Goldie Hawn, Debbie Reynolds, etc. La segunda, y es muy distinta de la primera, es la vida comprometida: ser UNO con las cosas; absorto, inmerso, en el amor, el trabajo, con los hijos, con el ocio, con las amistades.
Eduard Punset:
Y dices que es lo contrario.
Martin Seligman:
Es lo contrario y es muy interesante: si estás completamente comprometido en todo lo que te he dicho, y te pregunto ¿qué tienes en la cabeza?, la respuesta es: nada. Después de la conversación es posible que digas que era divertido, pero lo que quieres decir es que el tiempo se ha parado, que has perdido la conciencia. Y lo que en realidad creemos es que el motivo por el que esto ocurre cuando la gente está fluyendo, cuando están inmersos, es porque se necesita tal cantidad de atención, tal cantidad de recursos mentales, que todos los recursos se extraen de los sentimientos y el pensamiento y pasan a la atención.
Eduard Punset:
Pero Martín, no es extraño o paradójico que digamos que los humanos somos diferentes del resto de los animales, en el sentido de que somos conscientes de nosotros mismos, y luego cuando intentamos ser felices lo único que perseguimos es quitarnos de encima esta conciencia, y olvidarnos.


Martin Seligman:
Sí, creo que parte de la teoría de la ciencia de la felicidad, o de la teoría de que la única forma de felicidad es sonreír y reír y estar de buen humor, es que este tipo de felicidad a menudo tiene al “yo” involucrado. Pero hemos evolucionado para ser animales que fluimos, y este estar inmersos es algo que tiene una gran importancia evolutiva. Creo que es el estado que realmente construye un capital psicológico que luego durante la vida se puede ir gastando. Es decir que cuando se fluye es una garantía de que se está creciendo, y ésta es la segunda forma de felicidad que se puede investigar científicamente.
Eduard Punset:
¿Y la tercera?
Martin Seligman:
La tercera es la vida significativa, y es la que tiene el mejor componente de inteligencia. Todo lo de las caras sonrientes y tal no tiene ningún contenido intelectual, Aristóteles y Séneca ya pensaban que era una vulgaridad, y yo también lo pienso. Esta tercera está basada en el significado, y creo que se trata de saber cuáles son los puntos fuertes y utilizarlos para pertenecer y servir para algo que crees que es mayor que tu. Es decir que tenemos la vida agradable, la vida comprometida y la vida con significado: creo que son tres nociones que científicamente se pueden contrastar y en las que el término difuso de la felicidad se puede descomponer.
Eduard Punset:
Pero si pensamos en una ecuación, en la receta para alcanzar la felicidad, y ya sé que esto puede sonar muy paternalista para algunos de los lectores, la primera parte de la ecuación está biológicamente fijada…
Martin Seligman:
Tomemos las tres clases diferentes de vida. La vida de placer, cuando se sonríe: este tipo de vida tiene un componente biológico, es decir que si eres una persona negativa que todo lo ve negro, y que nosotros clasificamos como en el extremo opuesto de la actividad positiva, te puedo enseñar a disfrutar, y sobre el optimismo, y quizá te puedo ayudar en un 10%. Es decir que la vida de placer, estar de buen humor, está relativamente fijada, no se puede cambiar mucho. La vida de compromiso y la de significado está en todos por derecho de nacimiento y se pueden hacer cambios inmensos, y hay un mensaje que es muy liberador de la psicología positiva al mundo: y es que este mensaje de Hollywood de sonreír y estar siempre de buen humor como Goldie Hawn no existe, esta es sólo una forma de ser feliz; pero existen otras dos formas que son mucho más fáciles de obtener, que son comprometerse en lo que se hace y encontrar significado en lo que se hace.
Eduard Punset:
Vamos a intentar dar algunos ejemplos a la audiencia. Por ejemplo, podemos imaginar que cuando la gente busca satisfacción en la vida creen que si se tiene una buena educación, si se vive en un buen clima y ¿qué más? Digamos que ...
Martin Seligman:

...se tiene mucho dinero....
Eduard Punset:
... tienes un buen sueldo, entonces sucede que...
Martin Seligman:
Lo que sucede es que todas estas cosas tienen una relación increíblemente vaga con la satisfacción. Vamos a analizarlas una por una: el clima no tiene nada que ver. La gente que vive en California no es más feliz que la que vive en Groenlandia.
Eduard Punset:
Pero se lo creen... es increíble.
Martin Seligman:
No, el clima no está muy relacionado. La riqueza es muy interesante: por debajo de los mínimos necesarios, la riqueza es muy importante; es decir que si se es extremadamente pobre afecta mucho de forma negativa el nivel de felicidad...
Eduard Punset:
O sea que el dinero da la felicidad...
Martin Seligman:
Sí, el dinero puede comprar la felicidad si se es extremadamente pobre, pero una vez que se está por encima de los mínimos, y casi seguro que toda tu audiencia lo está, sucede que el aumento de riqueza tiene muy poca relación con el aumento de satisfacción con la vida. Para tu audiencia: si piensas que se pueden perder 3 fines de semana al año de estar con la familia por ganar 8.000 euros no vale la pena. Se obtiene más satisfacción en la vida pasando los tres fines de semana en casa tranquilamente. O sea que sorprendentemente el dinero es un sistema muy débil. La salud también está considerada como muy importante. Pero resulta que no parece que importe mucho en la satisfacción en la vida. Incluso gente con problemas serios de salud, como problemas de ataques al corazón o cáncer, tienen por lo general tanta satisfacción en la vida como la gente con buena salud.
¿Qué es lo que sí importa? La clave de lo que estoy diciendo es que estos factores externos – políticos y económicos - no ayudan mucho. De hecho un buen ejemplo es que nuestro lavavajillas se estropeó hace algunos meses y compramos uno muy bueno y carísimo. Los dos primeros lavados me hicieron muy feliz, porque podía ver los platos muy limpios, pero luego dejé de apreciarlo hasta que se estropeó. Y entonces la única emoción que tuve era la de estar muy poco contento. Es decir que muchas cosas en las que gastamos dinero no aportan la felicidad. ¿Qué tipo de cosas del mundo externo lo hacen? Vivir en una democracia está relacionado con la satisfacción de la vida...
Eduard Punset:
¿Sabes que esto es nuevo en el debate mundial y lo encuentro muy interesante? ¿En qué sentido el vivir en una democracia aporta satisfacción en la vida?
Martin Seligman:
Con los indicadores habituales la satisfacción en la vida en una escala de uno a diez, estudiado en grandes poblaciones que viven en democracias y no democracias, por lo general este es uno de los elementos externos que tiene una gran incidencia. Una pregunta importante es por qué, pero en esta era en que los dictadores empiezan a extinguirse, es posiblemente una buena idea para que haya un buen tono de felicidad en todo el planeta. Otra buena cosa es el matrimonio, los casados – por lo general – son por lo general más felices que cualquier otra unión de personas. Pero incluso si se suman todos los factores externos: el clima, la democracia o el matrimonio, sorprendentemente solo se alcanza un 15% de variable; pero esto no quiere decir que si no se está satisfecho con la vida ahora no haya cosas para hacer, de hecho hay mucho que se puede hacer y es la clave, ya que la felicidad no está relacionada con factores externos sino con cosas como el compromiso o la vida con significado y esto son cosas que se pueden cambiar.
Eduard Punset:
Martin, ¿y todo esto se puede medir?
Martin Seligman:
Sí, se preparan unos cuestionarios para cada uno de ellos y todo está validado y psicométricamente es serio. Y por separado se pregunta cuáles son los componentes, y los resultados son sorprendentes. La búsqueda de placer no tiene casi ninguna relación con la cantidad de satisfacción en la vida; y sin embargo la búsqueda de compromiso y significado en la vida tiene una gran relación. Existe un papel para el placer, pero es si se tiene: el significado, el compromiso y el placer, y es entonces cuando el conjunto hace que se sienta satisfacción en la vida, y que ésta sea mayor que la suma de las partes; y a esto es a lo que llamo “la vida llena/completa”.
Eduard Punset:
En tus escritos hay una paradoja. Por una parte dices que hay algo que se puede hacer para mejorar la satisfacción en la vida, y por la otra dices que lo sientes mucho pero que no existe una fórmula.
Martin Seligman:
Ahora todo mi trabajo lo centro en la cuestión de si existen posibles intervenciones duraderas que puedan hacer a la gente más feliz. Antes se creía que no las había, que no se podía, que sucede como con la cintura, que hay un condicionante biológico que te hace ser como eres, así es como se pensaba. Pero he pasado una gran parte de mis primeros 30 años de académico probando fármacos y psicoterapias y tests aleatorios para ver si hay intervenciones que reduzcan la depresión de las personas, y ahora he pasado los últimos siete años preguntándome si hay algo que pueda hacer que las personas sean de forma duradera más felices. Y la respuesta es sí, y te daré algunos ejemplos.
Eduard Punset:
Vamos a ver algunos de estos ejemplos.
Martin Seligman:
Vamos a verlos una por una. Recuerdas que he dicho que teníamos: la vida agradable – que es tener más emociones positivas -, la vida comprometida – que es tener más flujo en la vida -, y la vida significativa. Vamos a verlas de una en una. Para la emoción positiva el ejercicio para esta noche es que antes de irse a la cama hoy, y durante los próximos siete días, tienes que escribir tres cosas que han ido bien durante el día y el por qué han ido bien. Eso es todo.
Y el resultado es que es algo contagioso, y una vez que se ha acabado el ejercicio se sigue haciendo, y a los seis meses la gente que hace esto está mucho menos deprimida y mucho más feliz. Esta es una intervención muy simple que funciona; según nuestros datos se ha demostrado que tiene para la depresión un efecto mayor que la terapia cognitiva y que la medicación. El segundo ejercicio: éste está relacionado con las fuerzas, y con la fuerza del agradecimiento. En nuestros datos, de todas las fuerzas que hemos analizado ha aparecido el agradecimiento como el correlativo más fuerte de la satisfacción en la vida.
Eduard Punset:
El estar agradecido.
Martin Seligman:
Y Eduardo, aquí tenemos el ejercicio para esta noche y quizá para las dos semanas próximas. Quiero que pienses en alguien que está vivo que ha hecho algo por ti que es increíblemente importante y nunca se lo has agradecido lo suficiente ¿Ya has pensado en alguien?
Eduard Punset:
Sí, ya lo tengo.
Martin Seligman:
Vale, pues lo que quiero que hagas durante la semana que viene es redactar un escrito de unas 300 palabras en que aparezcan palabras concretas que la persona dijo, y cómo te afectó, en qué situación estabas y la influencia que tuvo en tu vida, y en qué situación estás ahora. Esa es la primera parte, la segunda parte es llamarla por teléfono en Barcelona y decirle que quieres ir a visitarla, pero sin decirle el motivo. Finalmente hay que ir a su casa y leer en voz alta el escrito.
Eduard Punset:
Díos mío eso es muy difícil.
Martin Seligman:
Una vez más se ha demostrado por estudios de placebo controlados en ejercicios aleatorios que esto hace a la gente mucho más feliz y mucho menos deprimido. Y esto dura por lo menos un mes después del ejercicio.
Hay ejercicios que pueden aumentar la vida placentera y la vida comprometida. También hay ejercicios que pueden aumentar la cantidad de significado que tiene la vida – que es el tercer tipo de vida. Aquí tenemos uno muy simple que a menudo hago con mis estudiantes: la semana que viene haz algo que sea divertido, pero también algo que sea altruista, filantrópico. Cuando hacemos esto se produce una regularidad muy interesante. Al hacer algo divertido, como masturbarse, o mirar la TV, o ir de tiendas, cuando se ha terminado es el final. Pero cuando se hace algo filantrópico, sucede algo muy diferente. Con uno de mis estudiantes sucedió que su sobrino necesitaba unas clases particulares de aritmética, y le llamó por teléfono. Es decir que se pasó 2 horas explicándole algo de aritmética por teléfono. Y dijo que después de esto se sintió mejor durante el resto del día, decía que “podía escuchar mejor a la gente, estaba más dulce” y que la gente lo quería más. Y otro de mis estudiantes de empresariales me dijo: “Dr. Seligman, estudio empresariales porque quiero hacer mucho dinero, y el motivo para esto es porque el dinero aporta la libertad y la felicidad. Y me quedé muy sorprendido porque yo mismo me sentía bien al poder ayudar a una persona en lugar de ir de compras”.
Eduard Punset:
Parece ser que sólo existe un caso en el que los pesimistas tienen una mejor actuación que el resto, y es con los abogados. Los abogados...
Martin Seligman:
He estudiado unas 30 profesiones diferentes para ver la relación entre el optimismo y el éxito, y sólo hay una en la que los pesimistas tienen más éxito, y son los abogados. Lo que hicimos es tomar a toda una clase de primero de la facultad de derecho de una de las universidades más importantes de EEUU. Les hicimos pruebas de optimismo y pesimismo, y les preguntamos 3 años más tarde quienes habían aprobado, quienes eran los mejores, y quiénes habían conseguido el mejor trabajo, y es la única profesión que hemos encontrado en la que los pesimistas tienen una actuación mejor que los optimistas. Y creo que el motivo está muy claro: en los EEUU para ejercer como abogado hay que imaginarse la peor catástrofe que le podía haber sucedido a tu cliente...
Eduard Punset:
Es lo mismo en todos los sitios...
Martin Seligman:
... para ser capaces de encontrar los monstruos debajo de la alfombra; y la elección de los abogados es por su pesimismo. Esto está muy bien para ver la parte de la vida que es menos probable, y para imaginarse las catástrofes, pero desgraciadamente todo el mundo se lleva el pesimismo a casa, de manera que el mismo abogado que puede pensar en una catástrofe que podría haber ocurrido y que hace ganar el caso, piensa que la mujer es infiel, o que la vida no es justa...
Eduard Punset:
O que la vida no tiene sentido...
Martin Seligman:
...o sea que el índice de depresiones, suicidio y divorcios entre los abogados es el más alto de los EEUU, pese a que es la profesión mejor pagada. En la actualidad las empresas tienen un presupuesto más elevado para mantener a los abogados en la empresa que para contratarlos... mi secretaria trabajaba como abogada.
Eduard Punset:
Eres uno de los primeros psicólogos que habla de la importancia del carácter, la forma básica de ver las cosas. ¿De qué manera? ¿Exactamente: qué es lo que quieres decir?
Martin Seligman:
Cuando estudié la vida de placer, la hedonista, estaba claro que había atajos para alcanzarla, por ejemplo se puede tener más placer en la vida tomando drogas, o ir de compras, o ver la TV. Pero cuando pensé con la vida comprometida, el estar completamente absorto, como lo estamos ahora nosotros en esta conversación, estaba claro que no había atajos para poder alcanzarla: no existe ninguna droga que pueda inyectarte para hacer que estés más comprometido conmigo. Es entonces cuando empecé a pensar en la noción del carácter como algo positivo. Y lo que se convirtió en mi teoría es que cuando se saben cuáles son los puntos fuertes y se aplican al trabajo, con la gente que quieres, con el amor, con el ocio, con los hijos, con la amistad... lo que se obtiene es más compromiso. Déjame que te dé un par de ejemplos. Es muy interesante en personas a las que no les gusta su trabajo, que lo encuentran tedioso y aburrido, justo lo contrario que nosotros a quienes nos encanta nuestro trabajo. La diferencia es que tú y yo fluimos cuando trabajamos, pero ¿qué se puede hacer cuando se tiene un trabajo tedioso para conseguir más compromiso? Bueno voy a darte uno de los cientos de ejemplos que existen. Una señora trabajaba poniendo las compras de un supermercado en bolsas, y no le gustaba. Trabajamos juntos sus puntos fuertes y se dio cuenta de que su punto fuerte era la inteligencia social, y decidió que además de poner las compras en bolsas haría que el intercambio que tenía el cliente con ella sería el momento social más especial del día de cada cliente con el que trataba. Es decir que aprovechó su punto fuerte y lo utilizó constantemente en su trabajo, y transformó su trabajo, de ser físicamente laborioso y aburrido, en un trabajo que le encantaba. El algoritmo general aquí es que si se pueden encontrar cuáles son los puntos fuertes y se utilizan de una forma nueva con la gente que quieres, con el trabajo, con las amistades, con los hijos, etc. lo que se obtiene es una vida más comprometida.
Eduard Punset:
Hace un momento estábamos hablando de la diferencia entre la vida de placer y la vida de gratificación, y hay una anécdota fantástica que me fascina, sobre un lagarto que alguien encontró y se lo llevó a casa como mascota...
Martin Seligman:
Al profesor de la universidad Dr. Julian James le habían regalado un lagarto mexicano como mascota de laboratorio y el lagarto se estaba muriendo porque no podíamos entender qué alimentación darle: matamos moscas, pero no le gustaban, hicimos una mezcla de mangos y papayas, pero tampoco se lo comía, le ofrecimos una comida china y tampoco, el lagarto estaba atontado. Un día Julian entró y le ofreció al lagarto su comida, que era un sándwich de jamón, y el lagarto siguió como estaba. Julian continuó su trabajo y a la hora de la comida abrió el New York Times, y cuando había acabado la primera parte la dejó encima del sándwich de jamón, y fue entonces cuando el lagarto, que estaba al otro lado de la habitación, vio esto, se levantó, caminó hasta la mesa, saltó e hizo pedazos el New York Times y se comió el sándwich de jamón. En esta anécdota hay un mensaje importantísimo: y es sobre los atajos. Los lagartos – este tipo de lagarto – ni comen ni copulan a menos que hayan usado los puntos fuertes más importantes que les ha dado la evolución. Y nosotros también somos así: no creo que podamos tener gratificación por atajos.
Eduard Punset:
¿Así que no existen los atajos? ¿Se trata de un largo proceso y debe haber una motivación?
Martin Seligman:
Creo que todo el mundo tiene un tipo de fortaleza, un conjunto de puntos fuertes personales, y una vez sabemos cuáles son es muy fácil ponerlos en uso. De manera que por ejemplo, Eduardo, yo soy malísimo con la conversación tonta, y uno de mis puntos fuertes es que me encanta aprender cosas, y cuando tengo que ir a una fiesta y alguien quiere hablar del tiempo... si puedo de alguna manera cambiar la conversación hacia la enseñanza y lo que me gusta enseñar, entonces me lo paso de maravilla, y de la misma manera creo que todo el mundo tiene puntos fuertes personales característicos y la forma de tener una vida más comprometida y con más significado es cambiar, rediseñar lo que hacemos para poder utilizar esos puntos fuertes en la vida todo lo que se pueda.
Eduard Punset:
Mientras estás hablando estoy pensando que esto está lejísimos de toda la psicología freudiana, que todo lo basa en la infancia. La forma en que nos comportamos es porque odiábamos al padre o la madre, pero tú prácticamente estás en el otro extremo.
Martin Seligman:
Casi: hay cosas de Freud que tomo muy seriamente pero lo de la niñez creo que está sobreestimado. Hace 40 años pensaba de forma diferente pero...
Eduard Punset:
De manera que estoy equivocado cuando les digo a mis hijas, hablando de mis nietas, que tienen que cuidarlas hasta que tengan siete años porque lo que sucede después en la vida...
Martin Seligman:
Hay muchas cosas que son importantes en la infancia, como el sentir una seguridad hacia los padres, pero en general creo que un ejemplo perfectamente compatible que creo que se puede comparar con lo que sabemos sobre el desarrollo, es que “nacimos ayer”, es decir se pueden cambiar muchas cosas de forma radical cuando somos adultos. Y si por ejemplo tomamos el ejemplo de la señora del supermercado que ponía las compras en bolsas, se puede cambiar el trabajo de algo que uno odia – ella no podía aguantar hasta las 5 de la tarde para irse – y a los 35 años, gracias a una pequeñísima receta, eres una persona con una gran inteligencia social. ¿Cómo se puede cambiar el trabajo para utilizar más la inteligencia social? Se puede hacer, no importa si en la niñez uno ha sido maltratado, o privilegiado o lo que sea, sólo hay que descubrir que se puede pasar mucho mejor ayudando a otra persona que si se va de compras, se puede cambiar la vida a los 50 años ayudando a otras personas.
Eduard Punset:
Martín, esta es la última pregunta: no sólo reflexionas, experimentas, investigas y escribes, sino que además estás en contacto con las personas en las clínicas y en los negocios. ¿Has notado algún cambio? Ya se que es muy difícil generalizar, pero ¿crees que la gente de la calle siente una mayor satisfacción con la vida que hace 20 años?
Martin Seligman:
No, pero me gustaría decir dos cosas: una del presente y otra del futuro. Es interesante que si estudiamos a España, Japón o los EEUU durante los últimos 50 años, podemos observar como cada índice económico serio se ha disparado. De hecho en los EEUU el poder de adquisición es tres veces mayor que hace 50 años, el de Japón es seis veces mayor. Es increíble, pero hemos ido obteniendo datos de los índices de depresión y de felicidad durante esos años, y es interesante, porque la felicidad es la misma, y sin embargo la depresión es 10 veces mayor de lo que era. De hecho el hombre de la calle no es más feliz de lo que lo era hace 50 años. ¿Podemos cambiarlo? ¿Cómo podemos cambiar el futuro? Eduardo, creo que el futuro está relacionado con eso de lo que estábamos hablando hace un momento: con la educación. Parte de los motivos por los que no somos más felices cuando nos hemos hecho más ricos es que hemos gastado la riqueza en objetos materiales que pensábamos que nos harían felices, como son el lavavajillas o los helados de vainilla, pero no proporcionan una felicidad duradera. Sin embargo, lo que la ciencia nos está diciendo durante los últimos 10 años es que se puede cambiar el compromiso y el significado de la vida.
Eduard Punset:
Y esto significa las relaciones con la gente...
Martin Seligman:
La relación con las personas compartiendo algo que es mayor de lo que cada uno es. Pero si invertimos nuestra riqueza y nuestro tiempo en algo que tenga más significado y compromiso, creo que todo el tono de la felicidad en el planeta puede cambiar.
En 1480, durante el gobierno de los Medici, Florencia se hizo inmensamente rica, y se preguntaron ¿cómo podemos gastar toda esta fortuna? Y pensaron que podían crear un gran potencia militar, la mayor de la península, y quizá si hubieran querido podían haber sido la potencia militar más importante de toda Europa, más que España. Pero decidieron no gastarse la riqueza en armas sino en edificaciones, y creo que ahora estamos en un momento histórico muy similar. Sabemos que en lo que nos hemos gastado la riqueza en los últimos 60 años, que son objetos materiales – coches, TVs, etc. – no funciona, la gente se ha deprimido todavía más. Pero creo que podemos comprar el compromiso y el significado y podemos utilizar el excedente que tenemos para construir una vida más feliz, no en el sentido de la emoción positiva, sino con más compromiso con otras personas, y con el trabajo, y con el significado en la vida

El Elevator Pitch Personal


La reflexión de hoy es acerca de ¿y si tuvieras que hacer un Elevator Pitch de tu proyecto vital? La pregunta tiene su miga, porque si ya es difícil definir en unos minutos una idea profesional, imagínate hacerlo sobre lo que te define y esperas de la vida. 

El Elevator Pitch o discurso del ascensor se refiere a cómo contar tu idea, empresa o proyecto a un inversor, jefe o cliente en el tiempo que duraría un trayecto en ascensor (pocos minutos). Es una técnica emplean distintas empresas para escuchar a distintos emprendedores antes de hacer una inversión.
Haciendo una pequeña búsqueda en Google,  salen aproximadamente 1M de resultados sobre técnicas para escribir el discurso, trucos, ideas, etc. Incluso alguna cadena ha copiado el formato para realizar un programa de televisión.

¿Y si tuvieras que hacer un Elevator Pitch de tu proyecto vital?

Imagina que la muerte llama a tu puerta (modotétrico: ON). Viene a buscarte porque tu tiempo se ha acabado… ¡Un momento! ¡Aún no estoy preparado! Piensas que es muy pronto para tí,  aún tienes muchos proyectos por delante. “Muy bien”, dice la muerte, “tengo 2 minutos hasta mi próxima visita. Convénceme…“.
En ese instante quieres empezar a hablar, pero… no te sale nada, menudo momento para quedarse en blanco…
No deberíamos esperar hasta ese momento. Podría ser un ejercicio muy sano hacerlo de tiempo en tiempo, igual que ponemos en orden otras cosas, las fotos, las facturas, etc. una reevaluación de objetivos personales cada 6 meses o 1 año nos podría beneficiar muchísimo.
La idea sería, organizar un resumen, de forma que en un discurso de 2 ó 3 minutos, podríamos contarle a alguien quiénes somos, qué logros hemos alcanzado y qué queremos conseguir, cuál es nuestro proyecto vital.

¿Qué podríamos incluir en el Elevator Pitch Personal?

Se me ocurre que debería incluir al menos estas preguntas:
  • ¿Cómo soy como persona?¿Qué tipo de persona quiero ser?
  • ¿Qué logros importantes he conseguido hasta ahora?
  • ¿En qué punto estoy?
  • ¿Qué objetivos a corto, medio y largo plazo tengo?
  • ¿Qué espero de la vida?
  • ¿Qué estoy aportando a los demás?
  • ¿Cuál va a ser la huella que deje cuando me vaya?
Ventajas del elevator pitch personal
  • Conocimiento personal: reflexionar sobre nuestros logros y objetivos nos ayuda a conocer más de nosotros mismos.
  • Mantener el enfoque: reevaluar objetivos cada cierto tiempo, puede ayudarnos a centrarnos en aquellos que son más importantes y que por su dificultad tendemos a dejar para el final.
  • Presentarnos a los demás: muchas veces tenemos que comunicar a otras personas, quiénes somos y a qué nos dedicamos.
  • Alcanzar metas: saber quién eres o qué es lo que quieres de la vida, te facilita comunicárselo a otras personas para que te ayuden a conseguir tus objetivos.
  • Desterrar hábitos: aquellos que no nos gustan, que deseamos eliminar pero vamos procrastinando cada día. Quizás sea el momento de pasarlos al top five de la lista.
  • Fijar nuevas metas: sabremos qué objetivos se han cumplido o están a punto de cumplirse, podríamos incluir alguno más.
  • Motivarnos: a veces tengo la sensación de que estoy en stand-by, pasivo, decaído. En ese momento saco la lista de objetivos cumplidos y la motivación se dispara…
Hecha la reflexión, me pongo manos a la obra con mi Elevator Pitch Personal…
¿Tienes hecho algo parecido tipo resumen, esquema con tus logros y objetivos vitales?

Dispara el desarrollo de tu potencial con el Efecto Pigmalión


Solodel rey la convirtió en humana. Nace así el Efecto Pigmalión.
Aplicado a nuestra vida, el Efecto Pigmalión es el proceso mediante el cual las expectativas o creencias que depositemos en una persona, modificarán su comportamiento haciendo que cumpla dichas expectativas. En psicología también es conocido como “Profecía Autocumplida”.

“Trata a una persona tal y como es y seguirá siendo lo que es; trátala como puede y debe ser y se convertirá en lo que puede y debe ser”. Goethe.
si creemos que podemos conseguir algo lo conseguiremos”

La Leyenda del Rey Pigmalión


Pigmalión era un rey que vivía en Chipre y tenía una gran afición a la escultura. Cuenta la mitología griega que  entre las obras que creó, había una que sobresalía por encima de las demás. Era la estatua de una mujer tan bella, que rozaba la perfección y de la que el rey se había enamorado locamente. Tanto pidió a los dioses que esta se convirtiera en una mujer real, que Afrodita conmovida por el deseo

 

Aplicaciones del Efecto Pigmalión

Este efecto se ha estudiado y puede aplicarse en casi todos los ámbitos. El ejemplo más conocido es el de un estudio psicológico que se realizó en un colegio. A un grupo de profesores se les hizo creer que una serie de alumnos (elegidos al azar) habían sacado puntuaciones más altas que el resto en unos de test de inteligencia, por lo que estos tendrían mejores resultados. Lo curioso del estudio, es que unos meses después se comprobó que estos alumnos efectivamente habían tenido mejor rendimiento y buenos resultados. Los maestros habían creado grandes expectativas para esos alumnos, de tal forma que  su comportamiento se enfocó en que estos destacaran. Los alumnos a su vez, recibieron esas expectativas y condicionados por ellas, aumentaron su rendimiento.

También se puede aplicar a las empresas. Existe otro estudio en el que se designó un cargo de responsabilidad a un trabajador no cualificado para el puesto y las expectativas tanto de los jefes como de los compañeros hicieron que esa persona no solo desarrollase bien su nuevo trabajo sino que incluso promocionase más aún en la empresa. De la misma manera, existen gerentes que tratan a sus empleados de una forma que hace que estos trabajen muy por debajo de sus posibilidades, bajando considerablemente la productividad de la empresa.

El ámbito familiar también está plagado de ejemplos. El más típico es el de: “mi hijo fulanito es muy bueno, serio, responsable, etc.; en cambio mi otro hijo menganito es un vago, travieso,…”.  Inconscientemente estaremos creando unas expectativas para cada hijo que sin duda alguna se reproducirán en el futuro y por desgracia confirmarán nuestras predicciones.
El campo de los deportes tampoco es ajeno a este efecto. Es importantísimo para un deportista de alto nivel el poder desarrollar sus capacidades al máximo y de ahí la importancia que tiene la psicología y el coaching en este campo.
Y no deja de ser curioso el Efecto Placebo que se produce en Medicina. ¿Por qué muchas veces si nos dan un placebo y nos dicen que es un medicamento conseguimos una mejora en nuestros síntomas? La respuesta es simple: el resultado es bueno porque viene de una persona en la que confiamos en temas de salud y además, tenemos unas expectativas depositadas en que los fármacos nos curan de ciertas enfermedades.

Nuestro éxito está condicionado a las expectativas

Es increíble que las expectativas que los demás tengan hacia nosotros, pueden condicionar nuestro éxito o fracaso en nuestros objetivos. Cuando alguien nos alienta, nos motiva y realmente cree en nosotros, nos empapamos como esponjas de esas creencias y pisamos el acelerador y no descansamos hasta alcanzar el objetivo. Realmente somos sensibles y permeables a las expectativas de otros, de forma que condicionan nuestras acciones.
De la misma manera, nosotros podemos ejercer un Efecto Pigmalión (EP) sobre las personas que nos rodean y favorecer que estos se desarrollen plenamente en sus objetivos vitales. Es un arma muy poderosa, pero también tiene un doble filo: al igual que un EP positivo puede ser altamente beneficioso, un EP negativo puede dar al traste con las ilusiones y limitar enormemente el potencial de una persona.

Te invito a reflexionar sobre lo siguiente:
¿Cuántas veces has tenido alguna “gran idea” y al comunicársela a algún ser querido este te ha influido con sus expectativas negativas? No digo que toda gran idea deba ser llevada a cabo y que no sea bueno una crítica externa antes de embarcarnos en un proyecto, pero muchas veces las personas ejercen sobre nosotros un EP negativo, que hace que nos desanimemos y no cumplamos nuestros objetivos. En la mayoría de los casos lo hacen de forma involuntaria, pero el efecto es igual de devastador.

El Efecto Turbo sobre tu Potencial

Llegados a este punto, me llama la atención una cosa: al igual que todos nacemos con un potencial “X” limitado por nuestros genes, nunca lo desarrollaremos completamente si no contamos con alguien (otra persona o nosotros mismos) que produzca un Efecto Pigmalión sobre nosotros. Por eso creo que es de vital importancia que si no somos capaces de “AutoPigmalionizarnos”, nos rodeemos de personas positivas que tengan fe en nuestras capacidades y que produzcan este efecto sobre nosotros.
Por otro lado, cuanto más alto nos ponemos el listón en cualquier objetivo mejores resultados sacamos.  Quizás sea el momento de subirnos un poco el listón de nuestras metas para aumentar así nuestro rendimiento.

Y por último, debemos de ser conscientes de que podemos tener un Efecto Pigmalión más o menos grande en otras personas, por lo que debemos aprender a usarlo de forma positiva para ayudarles a desarrollar todo su potencial.
Todas estas reflexiones han hecho que este blog tome su nombre de este fenómeno y mi intención es que ejerza sobre tí un Efecto Pigmalión (positivo), ya que nace de la creencia de que todos nacemos con un gran potencial a desarrollar y que podremos conseguirlo si tenemos las herramientas suficientes. Sólo nos falta descubrir cuáles son y cómo utilizarlas.

Has conseguido llegar hasta el final del artículo, lo que demuestra que ha sido de tu interés y por lo menos he conseguido despertar tu curiosidad. Te pido un último favor: deja un comentario sobre tus impresiones o experiencias y  anima el debate. De tus comentarios nos beneficiamos todos.
¿Han ejercido sobre tí o ejerces un Efecto Pigmalión sobre los demás?  ¿Eres sensible o susceptible al poder de este efecto? ¿Eres capaz de “AutoPigmalionizarte”? ¿Cómo lo consigues?  ¿Quién es tu pigmalión

Lo + Visto en la Ultima semana

Lo + Visto en el Mes

Lo + Visto desde el 2011

Para Fluir en nuestras actividades.

1. Hay metas claras en cada paso del camino.
2. Hay una respuesta inmediata a las propias acciones
3. Existe equilibrio entre dificultades y destrezas.
4. Actividad y conciencia están mescladas
5. Las distracciones quedan excluidas de la conciencia
6. No hay miedo al fracaso.
7. La autoconciencia desaparece
8. El sentido del tiempo queda distorsionado
9. La actividad se convierte en autotelica

Teoría de Abraham Maslow

La Actitud Creativa

Renunciar al pasado
Renunciar al futuro
Inocencia
Reducción de la conciencia
Perdida del ego
La fuerza inhibitoria de la conciencia (del si mismo)
Los temores desaparecen
Disminución de las defensas e inhibiciones
Fortaleza y coraje
Aceptación: la actitud positiva
Confiar frente a intentar, controlar, esforzarse
Receptividad taoista
Integración del conocedor B (frente a disociación)
Permiso para sumergirse en el proceso primario
Percepción estética en lugar de abstracción
Máxima espontaneidad
Máxima expresividad
Fusión de la persona con el mundo

8 formas en que las personas se auto actualizan o conductas merced a las cuales se alcanza la auto actualización

1. Concentración.
2. Decisión de crecimiento
3. Conciencia de sí mismo
4. Honestidad.
5. Juicio
6. Autodesarrollo
7. Experiencias cumbres
8. Supresión de los mecanismos defensivos del yo.