Anexo

ANEXO N°1: El Test del Jardín 1
En cierta ocasión Sofía, abuela de grandes y profundos ojos que parecían no tener fondo, se encontraba reunida con un nutrido grupo de niños entre los 5 y los 8 años de edad, todos ellos livianos y frescos; tan distintos y tan similares; de ojos traviesos e inmensa curiosidad que los animaba a crear un círculo alrededor de la abuela de edad incalculable para escuchar historias y cuentos de tiempos remotos y sitios lejanos; de lugares míticos, de sueños y de posibilidades. Había niños de todos los colores de piel y de los más diversos estratos sociales. Una rica amalgama de pequeñitos seres que interrogaban con sus diminutos y profundos ojos a Sofía en busca de su sabiduría... Ella, pausadamente, comenzó su relato acariciándoles con la mirada:
Hace mucho tiempo, tanto como podáis imaginároslo, existía un maravilloso espacio colmado de naturaleza, un colosal jardín de belleza inaudita creado no se sabe por quién, ni cuándo y a entera disposición de todo aquel que quisiese vivir en él. Sólo que pocos conocían el lugar donde se asentaba tal jardín y la forma de llegar a él, era a través de un largo recorrido y por caminos difíciles de transitar para quien no los hubiese recorrido antes.
En cierta ocasión se formó una comitiva que deseaba conocer el lugar. Nueve tribus decidieron viajar para asentarse en el paradisíaco lugar, guiados por un viejo y sabio “conocedor” que sabía perfectamente cómo llegar a este sitio puesto que lo había transitado varias veces con sus propios pies. Después de un largo camino, fatigados por el extenuante viaje pero muy felices, llegaron a la frescura y belleza del oasis. Al llegar al Jardín, el sabio guía los apoyó en definir las diferentes tareas que cada tribu desarrollaría mientras estuviesen allí. Esto lo hizo con pleno conocimiento de las dotes y virtudes que cada tribu manifestaba. Así las cosas, a cada tribu les asignó tareas específicas por desarrollar, teniendo presente sus capacidades y talentos naturales. De la buena ejecución de la labor de cada tribu,

Ahora, vamos a conocer la labor específica asignada a cada tribu.
Busca la tarea con la que te sientas más identificado(a), con la que mejor resuenes o, mejor aún, visualízate en ese jardín y en esa situación y define. ¿Cuál de ellas te gustaría más llevar a cabo?
¿Cuál de ellas te gustaría realizar? Haz consciencia de que tu tarea hay que desarrollarla con el mayor entusiasmo posible y sentirte apto para realizarla sin que te suponga mucho esfuerzo.
Puedes marcar hasta dos tareas, si tienes dificultad para decidirte o consideras que ambas se ajustan bastante a ti. Por favor, lee primero las 9 tareas y al final encuentra aquella en la que te sientas mejor o más capacitado:

Primera Parte: Tareas
A la tribu de los Seleccionadores, se les encomendó podar, desyerbar y separar. A ellos les correspondía asegurarse de eliminar la hierba mala, esa era su labor, por ello se les llama seleccionadores, porque tienen la capacidad de distinguir lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto. De visión clara, de sólidos principios, son capaces de inspirar a los demás y de conducirlos hacia el bien. Hay que saber distinguir lo blanco de lo negro e igual. Los seleccionadores traen también la misión de purificar el agua. La tribu de los seleccionadores viene a reformar y mejorarlo todo; buscan perfeccionar el jardín y al mismo tiempo perfeccionarse a sí mismos. Y eso es lo que hacen mejor que nadie. Entonces, que lo hagan, que sean los maestros, que reformen el jardín para que luzca más bello y puro, sin las malas hierbas.
A la tribu de los Profundos se le encomendó la labor de develar el misterio, de encontrarlo; de rescatar el símbolo y la magia en todas las cosas. De apreciar la belleza de las flores, de los prados, de los frutos. De encontrar los significados más íntimos en cada una de las estaciones, de mirar los amaneceres y atardeceres y descubrir en ellos las claves universales para todos los habitantes de ese paraíso terrenal. Vienen a encontrar la parte sutil en la apariencia, a reconocerla. Vienen a diseñar el jardín. Vienen a hacer del jardín una metáfora de la vida misma. Los profundos vienen a ver la vida como una obra de arte excelsa llena de poesía, música y misterio.
A la tribu de los Compartidores se les encomendó la labor de repartir. Están ahí para compartir los frutos del Edén. Vienen a desgajar los frutos y ofrecerlos a los demás. A ofrecernos la sombra de los árboles. Un compartidor distribuye para que a todos toque. Está ahí para ver donde hay mucho y donde hay poco, para compensarlo. Esto se llama servicio. El trabajo de los compartidores será pues el servicio; proporcionar cobijo en la sombra, repartir con inmenso cariño los bienes. El compartidor acarrea y regala los frutos, la sombra, el agua. Esa es la labor que le corresponde.
En esta labor existe mucho contacto con todos los habitantes de las diferentes tribus y hay que tener gran disposición para tratar con la gente e intuir cómo acercarse a los demás. El compartidor es como el tronco de un árbol que lleva los nutrientes de la raíz a las hojas y ramas. La más grande paga que reciben los compartidores, es el agradecimiento de parte de todas las demás tribus por la labor tan bella que desempeñan.
A la tribu de los Fuertes se les asignó la tarea de la protección de los más débiles, de la justicia y de hacer que los demás cumplan su responsabilidad. Dentro de sus dotes naturales está la de ser líderes fuertes, poderosos, la de no doblarse con facilidad. Pueden sostener duras disputas y estar constantemente en el campo de batalla. Hacen el trabajo sucio en caso de ser necesario. Vienen a regatear, a otorgar vida y muerte. Controlan quién entra y quién no. Defienden a las demás tribus y se gozan la batalla.
A la tribu de los Conocedores o Clasificadores, de los sabios, se les otorgó la función de estudiar y catalogar todo lo que hay en el jardín. Tantos árboles de unos y de otros, como a toda especie presente en el jardín... Mantienen ante todo la actitud científica de entender, de conocer, de observar, de clasificar e interrelacionar.
Comprenden la fotosíntesis y todos los procesos. Bucean en la profundidad de las cosas. Estudian la mecanicidad y funcionalidad de los objetos. Su trabajo es muy solitario, pero prefieren hacerlo de esa forma. Les permite ser observadores imparciales y registrar lo que sucede en el jardín, sin involucrarse con muchas personas.
A la tribu de los Divertidos se les asignó la labor de mantener muy positivo y optimista el entorno, la de organizar la diversión, el placer y encargarse del aspecto lúdico de la comunidad. En toda comunidad siempre es necesario el disfrute y la alegría. La tribu de los divertidos posee talento nato para gozarse y hacer gozar a otros la experiencia. Con ellos se aprende a degustar los frutos y llenarnos de alegría. Los divertidos nos enseñan a solazarnos con las cosas buenas de la vida. El divertido tiene la función de encontrarle el lado bueno a todas las cosas, de ser muy positivo y de contagiarnos su alegría, su chispa y sus felices ocurrencias. Al divertido le encanta contar anécdotas, cuentos, chistes y no le importa si hay una multitud alrededor de él entusiasmada con sus historias, en últimas, es parte de su trabajo contar historias.
A la tribu de los Eficientes les corresponde el éxito del jardín. Están ahí para lograr que todo luzca de la mejor manera posible, que todo sea excelente y la apariencia sea impecable. Los eficientes vienen precisamente a promover todo el Jardín. A hacer que las manzanas crezcan más grandes, que las hojas sean más verdes, que no exista otro jardín que se le parezca, pues allí florecen preciosas flores y se dan los mejores frutos de la región; les interesa que sea conocido en todos los lugares, cercanos y lejanos, como el mejor jardín. No sólo es importante trabajar, sino que realmente el trabajo produzca frutos y que estos puedan demostrarse claramente con controles de rendimiento.
A la tribu de los Armónicos se les dio la tarea de la conciliación, de llevar la paz y la calma a los demás. Vienen a armonizar, a conciliar, a fomentar la convivencia de las tribus. Vienen a disfrutar, a poner una hamaca entre dos palmeras y a admirarse. A enseñar el reposo y la tranquilidad a los demás. A mostrarnos cómo los problemas pueden llegar a solucionarse con un cierto intervalo de tiempo de por medio. Vienen a amar la naturaleza y a ver las distintas posturas y divergencias entre las varias tribus, como una oportunidad de enriquecimiento. A los armónicos les corresponde ver las diferentes caras de un problema y ver cómo todo está relacionado con todo y, finalmente, todo siempre tiene una solución para las partes en conflicto.
A la tribu de los Responsables se le encomendó una tarea muy importante y que no puede delegarse en cualquiera que no sepa cumplir sus compromisos cabalmente: la tarea de la unificación y la previsión. Son como la argamasa que mantiene todos los ladrillos unidos. Proporcionan el sentido de grupo al jardín y fomentan el apoyo y la protección entre todos. Vienen a respetar y a vigilar que se respeten las leyes y normas que se han dictaminado para el bienestar del jardín. Ellos trabajan bajo la guía del sabio y viejo maestro quien los apoyará para lograr que el jardín sea una comunidad, un grupo armónico con sus propias reglas y tradiciones. Un espacio de convivencia y compromiso, una gran familia.

Segunda Parte: El Río
En el jardín hay un río. Un hermoso caudal que atraviesa por entero y a lo largo el jardín y se pierde mucho más allá de él. El río cuando pasa frente a las diferentes tribus es percibido de manera bastante distinta por cada una de ellas. Esto se debe a que cada una de las tribus, de la misma forma que tienen unos talentos y dotes particulares, también tienen su particular visión de las cosas con un sello muy característico, que muchas veces no les permite conocer la forma como "ven" o entienden el río las demás tribus.
Cuando el río pasa por la tribu de los Responsables, ellos advierten a todos que no se metan y les informan a detalle sobre los posibles riesgos. Podrían llenarse de dudas, tornarse ansiosos o lanzarse de cabeza a los rápidos más peligros del río sin pensarlo. Podrían sobre reaccionar y comenzar a ver posibles agresiones o peligros de toda índole en donde no existen. Se aferran a cánones, religiones, cultos, rituales, leyes, grupos o autoridades y se adhieren con todas sus fuerzas a ellas intentando encontrar la seguridad o estabilidad que les permita funcionar mejor en el mundo, o podrían tornarse groseros y agresivos para tratar de sofocar su incertidumbre y demostrarse a sí mismos que siguen pisando tierra firme.
Cuando el río pasa por la tribu de los Armónicos estos se dejan flotar y llevar por la corriente sin preguntarse adónde los llevará el río, dejándose mover cual leño a la deriva. Se ponen muy cómodos para descansar sin el menor esfuerzo y así se van dejando morir lentamente, sin apenas darse cuenta de ello y se dicen a sí mismos: ¿Para qué preocuparse? Dejemos que las cosas se solucionen por sí solas. Si algo tiene solución, ¿para qué preocuparse? Si no la tiene, ¿para qué preocuparse? Y la vida sucede sin que ellos participen de ella. Como zombis o sombras van por la vida, sin tomar partido en nada para no entrar en conflictos, propósito que no terminan de lograr pues los conflictos no resueltos los terminan por alcanzar cual bolas de nieve agrandadas. Cuando el río pasa por la tribu de los Eficientes, ellos ponen una presa y comienzan a pedir una cierta cantidad para dejar pasar el agua a las demás tribus. Comienzan a interesarse más por la imagen de la fachada del jardín que por verdaderamente trabajar en el interior del mismo; de esta forma ellos sólo atienden la imagen exterior dejando que por dentro los frutos se pudran o no maduren correctamente. No les importa mentir, engañar o disfrazar los frutos para que estos parezcan más grandes, más dulces, más jugosos y apetecibles, así por dentro estén huecos, agrios o podridos. Llegan a perderse tanto en sus labores buscando el reconocimiento de sí mismos y de “su jardín", tan bello en apariencia, que se llegan a olvidar por entero de que existen espacios interiores y el trabajo que se tiene que realizar en ellos.
Cultivando sólo lo exterior se pierden a ellos mismos en la imagen que ven reflejada en el río, en donde se ven mucho más engrandecidos, llegando a desconectarse por completo de su mundo interno. Descuidan las raíces y los nutrientes, interesados como están únicamente en lo externo y en lo superficial.
Cuando el río pasa por la tribu de los Divertidos, ellos lanzan un grito de entusiasmo y se tiran al río sin mediar peligro. Piensan que si algo es bueno, más de lo mismo es mucho mejor. Buscan la novedad en todo momento y tratan de escapar de lo cotidiano, de todo aquello que les conecte con los aspectos dolorosos inherentes al crecimiento, la maduración y la responsabilidad. En aras de no sufrir van saltando constantemente de lado en lado pensando que al probar cosas nuevas no sufrirán. Se vuelen hiperactivos y superficiales. Conocen de todo un poco, pero sin profundizar se vuelven amos del surf saltando de ola en ola. De la misma manera que se tiran al río, salen de él y corren en busca de algo nuevo que no les permita estar en silencio, pues dentro de ellos parecería que bulle un dragón o algo mucho peor en el fondo de esa cueva que pugna por ser escuchado. Pero ellos prefieren hacer oídos sordos y, con ello, van perdiendo acceso a la profundidad de la vida.
Cuando el río pasa por la tribu de los Conocedores, ellos se paran en la orilla y se preguntan: ¿Adónde irá? Y pueden perderse en elucubraciones y deducciones, teorías y razonamientos o racionalismos, pudiendo ensimismarse y desconectarse del mundo real, del jardín real. Pueden olvidarse de comer y hasta de vivir... en aras de seguir en su diatriba mental y sus especulaciones.
Cuando el río pasa por la tribu de los Fuertes, estos nadan a contracorriente puesto que no hay nadie más fuerte que ellos.
Todo lo pueden. Nada se les opone. Ningún maldito río les va a ganar. No perciben sus propios límites, ni tampoco se dan cuenta de su permanente búsqueda de intensidad para sentir que están vivos deviene de la coraza o caparazón que se han creado para defender su vulnerabilidad y sensibilidad; que necesitan experiencias cada vez más fuertes para sentir que tienen vida, a la cual identifican con el poder. Determinados a no dejar que nunca nadie más los pisotee, se cierran y endurecen y se auto lastiman al ir atropellando a los demás. En su aplastamiento del otro, lo que hay es una no-aceptación de su propio niño dolorido. Y, al mismo tiempo, van mutilando su propia humanidad.
Cuando el río pasa por la tribu de los Compartidores, éstos bañan a la gente en él y más adelante les dan de beber esa misma agua sucia. No se dan cuenta que en su afán por ayudar a los demás, está escondida una pulsión y un deseo recóndito de sentirse necesitados, de que los demás los reconozcan como
"ayudadores disponibles", como “gente que da” y que en ese afán de dar, se pierden a sí mismos. Terminan furiosos y lastimados por no recibir el pago de sus esfuerzos de atender a los demás y comienzan a darse cuenta que en el fondo su "dar" no es desinteresado, sino un contrato de compraventa, con un interés oculto de recibir amor y atención. Les cuesta mucho trabajo expresar o pedir lo que necesitan y por ende prefieren seducir y halagar, antes que pedir las cosas de manera directa.
Cuando el río pasa por la tribu de los Profundos, ellos lo veneran y se sacrifican a él. El profundo se ahoga en un mar de lágrimas, se pierde en sentimentalismos, en romanticismos y en fugas hacia paraísos imaginarios. Pierde el momento presente y sufre por lo que no hay o por lo que podría haber sido. Su capacidad de apreciar la belleza deviene ahora en una incapacidad para disfrutar lo que hay y viven en una eterna insatisfacción. No se permiten disfrutar todo lo que hay ahora. Piensan que el jardín vecino es más hermoso, profundo y armónico que el propio. Se quedan bloqueados y comienzan a ver todo en tonos grises y negros y se tornan melancólicos y pesimistas. Se sienten a disgusto y malhumorados y piensan que nadie comprende su profundo dolor, que nadie es capaz de entenderlos o de entender su sufrimiento. Llegan a considerar demasiado vulgares o poco sofisticadas y muy superfluas, a las demás tribus.
Cuando el río pasa por la tribu de los Seleccionadores, éstos, viendo el río, deciden que está "chueco" y se aprestan a enderezarlo y sufren infructuosamente tratando de llevarlo por el "buen camino". No se dan cuenta que aquello que les sirve de referencia para considerar lo bueno, lo deseable, lo ético o lo moral, puede ser un corsé muy estrecho que les va llevando de sufrimiento en sufrimiento, buscando una perfección a su propia medida y no permitiéndose vivir, amar y ser amados. La espontaneidad, alegría son reprimidas y resulta muy difícil expresar el afecto o la ternura.

Parte Final
Una vez leídas las Nueve Tareas y el comportamiento que cada tribu tiene con el río, debes seleccionar la tribu con que más te identificas y relacionarla con tu Eneatipo. Puedes verificar el resultado obtenido, leyendo la descripción del Eneatipo seleccionado.
Este cuestionario es sólo una ayuda, en ningún caso el resultado que obtengas es definitorio, recuerda que sólo la honesta autobservación te permitirá reconocer tu Eneatipo; ningún test hará el trabajo por ti.

Resultados del Test
Seleccionadores: Podar, desyerbar, separar lo bueno de lo malo,
Eneatipo 1.

Compartidores: Dar, compartir, ofrendar, servicio, trato y relaciones con la gente, Eneatipo 2.

Eficientes: Deslumbrar, promover, sobresalir, hacer muchas cosas, Eneatipo 3.

Profundos: Amar la belleza en todas las formas, develar el misterio, Eneatipo 4.

Conocedores o Clasificadores: Estudiar, comprender, observar, clasificar, relacionar, Eneatipo 5.

Responsables: Formar un grupo, crear una familia, vigilar, ser leales, Eneatipo 6.

Divertidos: Llenar de alegría y entusiasmo, encontrar el lado positivo, disfrutar, Eneatipo 7.

Fuertes: Luchar, pelear, proteger y defender a los demás, ser fuertes y líderes del grupo, Eneatipo 8.

Armónicos: Conciliar, ver ambas caras de toda situación,
Eneatipo 9.

ANEXO N°2: Los Nueve Anticonsejos del Eneagrama2
Cada Eneatipo se adentrará y reaccionará frente al Eneagrama de diferente manera, cada uno de ellos recorrerá este intrincado camino también desde su peculiar forma de transitar por la vida.
Los anticonsejos del Eneagrama nos muestran una graciosa e irónica mirada de la posible forma en que los integrantes de cada Eneatipo podrían reaccionar frente a esta herramienta de autoconocimiento.

ENEATIPO UNO
Ahora que ya conoces el Eneagrama, conviértelo en una verdad absoluta que no admite libertad de movimientos ni excepciones.
Dedícate entonces a detectar y perseguir todos los errores de carácter que encuentres en ti mismo (no olvides azotarte) y en los demás, con renovado repertorio para señalar asertivamente y sermonear de manera interminable... Con la "justa ira de quien conoce la verdad". Menos mal nunca dejarás de buscar cómo es qué es la cosa con esta herramienta perfeccionadora...

ENEATIPO DOS
Utiliza el Eneagrama principalmente para explorar, de manera más precisa todavía, que es lo que les falta a las personas de tu entorno. Derrocha mucha fantasía para elaborar estrategias terapéuticas y demás planes de ayuda. Déjate guiar sólo por la pregunta: ¿Cómo puedo ayudar, a quién y de mejor forma?
Preocúpate más por las limitaciones de tu pareja (85,9% de tu vida) que tú eres maravilloso (a) ¡Ah... No olvides enfurruñarte con él (ella) y con todos aquellos quienes no aprecien tus buenas y
"amorosas" intenciones.
2 Por Fernando Uribe Saavedra, Artículo extraído de la Web

ENEATIPO TRES
Mantente muy atento a cómo puede aplicarse mejor el Eneagrama para alcanzar tus ambiciosas metas privadas y profesionales. Sí, con algo de entrenamiento puedes llegar a detectar con seguridad los tipos de personalidad de tus compañeros de trabajo para aplastarlos y sobresalir sólo tú, y despreciar más sin que lo noten a esos jefazos suertudos e inferiores a ti... y a todas tus relaciones personales ante quienes ahora puedes presumir de algo muy novedoso, atractivo y de moda. Esto te reportará sin duda mucho reconocimiento y éxito. Qué maravilla, ahora también eres psicólogo... Pero qué vaina, esto no da fórmulas exactas y eficientes. Qué desasosiego...
Mejor dejémoslo de lado para cuando te pensiones. Ahora, hay mucho por hacer y lograr en el mundo.

ENEATIPO CUATRO
Cuando superes el ensimismamiento que te ha producido este conocimiento, insta a todas las personas importantes en tu vida de las que te sientes totalmente incomprendido, a que estudien el Eneagrama. Pero no les expliques por qué. Exprésate de la manera más simbólica y original y ponle un poco de misterio...
Pero sobre todo, ahora que conoces los Eneatipos, date cuenta mediante la comparación, etapa previa de la envidia, cuánto más felices (pero ordinarias) son las otras personas identificadas con los demás Eneatipos.

ENEATIPO CINCO
¿Has visto algo más interesante? Busca en la Internet toda la información que haya respecto al Eneagrama. En inglés, hay para no salir de casa en un par de años. Y llora de emoción con las listas de libros de Eneagrama disponibles... ¡Lástima lo caros!
Vuélvete experto erudito en el tema. Escudriña hasta qué punto es válido este modelo. Afina e intensifica tu actividad observadora y mejora tus capacidades analíticas. Pero, ¡cuidado! No lo compartas con nadie. Úsalo para defender aún más tu torre de marfil... Mientras seas el que más sabe Eneagrama en tu reducido entorno, estarás a salvo... Te lo garantizo.

ENEATIPO SEIS
Utiliza el Eneagrama primordialmente para tener por fin la certeza sobre ciertas peculiaridades de las personas de tu entorno, con los que tienes la sensación constante de que no se comportan con total sinceridad contigo. Quizás, consigas llegar a resultados seguros si le das al Eneagrama toda su categoría de ley inviolable. Desconfía de quienes se salgan de la línea, enfurécete con la falta de un grupo constante y cohesionado y, sobretodo, piensa: "¿Por qué este señor -de dónde saldría- me estará aconsejando esto?"

ENEATIPO SIETE
¡Se emborrachó la policía! Siéntete como en casa con cada uno de los nueve tipos, porque cada una de las energías fascinantemente variadas que ofrece el Eneagrama, merecen ser vividas. Por favor no te estanques y no permitas que otros se estanquen. Realmente, todo esto es bastante positivo, ¿verdad?
Enriquece tu capacidad para hacer chistes con esta increíble herramienta. Lástima que tengas que desperdiciar tanto tiempo estudiando... Snif... Húyele a las sesiones de autorrevelación y trabajo de tu grupo, pero no te pierdas sus fiestas...

ENEATIPO OCHO
Teniendo en la cabeza el Eneagrama podrás comprobar seguramente con mayor rapidez quién es "amigo" y quién "enemigo"... Quién y cómo es dominable... A quién puedes avasallar más fácilmente. Es decir, utiliza este conocimiento para aumentar tu control sobre la situación y salirte con la tuya. Ahora ya sabes justificar con mejor propiedad lo que los otros injustamente califican como terquedad y agresividad tuyas, cuando lo único que quieres es que las cosas sean como a ti parece...
Ah... déjalo a un lado, cuando sospeches que esto te hace sentir débil.

ENEATIPO NUEVE
Aprovecharás al máximo este conocimiento, si te identificas con cada uno de los nueve tipos de personalidad y si piensas cómo poder compensar los conflictos gracias al Eneagrama, para que las personas en tu entorno más inmediato puedan convivir de manera más pacífica y armónica y no molesten tanto. Al fin tienes una excusa inteligente e inexpugnable para tu negligencia: « ¡Si es que soy un NUEVE!...»

ANEXO N°3: Los Eneaclosets
Por Jascha

Eneacloset Tipo 1: una persona Eneatipo 1, siempre se presenta de forma impecable, si bien no siente apego por lo bienes materiales ni por el status. Es puntual, ordenada, ahorrador, organizada y le gustan el orden y la limpieza.
El closet de un 1 incluirá prendas de buena calidad, cómodas, de corte clásico para que puedan ser usadas más allá de la moda, de colores suaves que combinen entre ellos. Accesorios prolijamente escogidos, le darán el toque de distinción y sobriedad que los caracteriza.
Un 1 podrá preferir un estilo clásico, deportivo o moderno, pero siempre estará pulcramente presentado y ningún detalle escapará de su control. Su closet estará perfectamente organizado, las prendas protegidas, los zapatos limpios y ordenados y todo al alcance de la mano.

Eneacloset Tipo 2: una persona Eneatipo 2, es alguien discreto y tolerante, siempre dispuesta a ayudar y brindar atenciones, seductoras, adaptables. Reparte amor donde va y le gusta que los demás noten su cálida presencia.
El closet de una persona de este tipo incluirá prendas de suaves texturas, cachemiras, sedas, que inviten a la caricia y colores rojos y rosas, que evoquen el amor.
Fácilmente, podrá incluir un coqueto delantal junto a un elegante vestido de noche, pues un 2 cumple su amable y hermoso papel, ya sea en la privacidad de su hogar como en la fiesta más elegante. Las prendas seguirán discretamente la moda, de una sobria y delicada elegancia que siempre despierta admiración. Un suave y agradable aroma, impregnará sus delicadas prendas.

Eneacloset Tipo 3: una persona Eneatipo 3 siempre va tras el éxito, y sabe que la forma de conseguirlo es con trabajo constante y con la preocupación de los más mínimos detalles de su imagen.
Su estilo al momento de escoger vestuario, se adapta a la imagen adecuada para cumplir con la máxima eficiencia, el rol que la persona desempeña.
El closet de un 3 incluirá prendas de buena calidad, esencialmente ropa de marca o buenas imitaciones si su presupuesto no le permite invertir en los originales. La ropa de este Eneatipo tiene que evidenciar su categoría y que ratificar su status. Al igual que un pavo real, al 3 le gusta “ser visto”. Perfumes caros anunciarán su estudiada presencia.

Eneacloset Tipo 4: una persona Eneatipo 4 siempre se siente única y especial, es la más creativa de todos los Eneatipos, le encanta experimentar y disfruta ser original.
Los 4 tienen un sentido estético muy desarrollado y un estilo inconfundible, en su closet encontraremos prendas únicas y especiales, escogidas de acuerdo a criterios también únicos y especiales: texturas, tonalidades, impulsos. Las prendas son escogidas y combinadas de acuerdo al estado de ánimo de quien las usa.
En el closet de un 4 se mezclarán coloridos y estilos, faldas vaporosas, jeans y trajes formales, old fashion y el último grito de la moda, todos reunidos, listos para reflejar el voluble estado de ánimo de su dueño (a). No importa su origen, color, ni calidad, cuando un 4 las use, se transformarán en prendas únicas y especiales.

Eneacloset Tipo 5: una persona Eneatipo 5 suele ser solitaria, introvertida y reflexiva. Son los más autosuficientes del Eneagrama. En su closet le dará prioridad a lo funcional y práctico; no son personas que siguen la moda ni se distinguen por su elegancia o la vistosidad de sus ropas
Un 5 se vestirá de acuerdo a un único y claro criterio: “con lo que haya en su closet”, no importa si estas prendas le fueron regaladas, las heredó o las adquirió en una liquidación.
Austeridad es la clave de sus vidas y esto sin duda se reflejará en su closet, en el cual encontraremos ropa atemporal, usada una y otra vez. Poco le importa a este Eneatipo lo que piensen los demás de su forma de vestir, está demasiado ocupado leyendo, estudiando, mirando las estrellas o sólo observando, como para preocuparse de cosas tan nimias como el vestuario.

Eneacloset Tipo 6: una persona Eneatipo 6 es alguien que necesita sentirse seguro, formar parte de un grupo o estructura o tramo de la sociedad que le brinde esa seguridad que no encuentra dentro de sí mismo. Tienden a vestir de manera cómoda y funcional. Son más bien moderados en sus gastos y prefieren adquirir ropas poco costosas y vistosas; en ocasiones especiales prefieren consultar a otros para saber cómo vestirse y poder presentarse adecuadamente
Este será el eneacloset más difícil de detectar, pues un 6 se vestirá de acuerdo a las normas de su grupo de referencia, pues así reafirmará su pertenencia. Sean estos trajes formales, ropa deportiva, ropa elegantísima o desaliñada, el 6 la usará como un uniforme que ratifique su lealtad y sentido gregario.

Eneacloset Tipo 7: las personas de este Eneatipo siempre están alegres, son brillantes, creativas, en continuo movimiento, les encantan las cosas bonitas y variadas. Son los más versátiles del Eneagrama, saben y les gusta hacer de todo un poco, les gusta probar y no profundizar. Siempre listos para las aventuras, los viajes, las experiencias.
Su closet estará tan lleno de cosas como lleno de actividades están ellos, habrá ropa de tipos muy variados. Ellos visten de manera cómoda, agradable, respondiendo a las necesidades de la aventura que les toca vivir, prefieren las prendas amplias y de colores alegres.
No es extraño encontrar dentro de este closet prendas nuevas o apenas usadas, compradas hace mucho tiempo, y es que un 7 estará siempre cambiando de estilo, hoy deportivo, mañana audaz, luego formal, luego informal, sólo la comodidad será el ingrediente común en la forma en que se vista este multifacético Eneatipo.

Eneacloset Tipo 8: una persona Eneatipo 8 rechaza la debilidad propia y la de los demás. Posee una energía inagotable, son valientes, absolutamente indiferentes a la opinión de los demás.
Los 8 visten como a ellos les agrada, sin dejarse condicionar por la opinión de los demás. El estilo de algunos es sencillo y práctico y el de otros clásico y elegante, lo importante es que lo que prima es su particular estilo personal.
Un abogado o ejecutivo Eneatipo 8 podría tener en su closet muchísimos trajes formales todos del mismo color, una mujer podría vestir elegantemente con su propio estilo, pero sin seguir la moda, un adolescente podría vestir de negro absoluto.
En todo caso, la forma de vestir de este Eneatipo siempre lo anunciará y dejará en claro su autoridad.

Eneacloset Tipo 9: a una persona Eneatipo 9 le gusta la vida tranquila, necesita armonía, evita a toda costa los conflictos, son personas sencillas y simples, sin afanes de éxito, carente de competitividad y deseos de sobresalir.
No se distinguen precisamente por vestir a la última moda, la ropa no tiene excesiva importancia para ellos. Visten de manera informal y cómoda y son más bien conservadores en cuanto al estilo y a los colores.
En su eneacloset encontraremos prendas sin época, de colores neutros que combinen naturalmente entre ellos, sin estridencias ni accesorios llamativos. No es de extrañar que las personas de este
Eneatipo renueven sus prendas por otras exactamente iguales, compradas en lo misma clásica tienda de la cual son clientes hace muchos años.

ANEXO N° 4: Test Comprando una Vivienda
Por Jascha
Veamos cuánto has aprendido sobre Eneagrama. Intenta identificar cómo reaccionaría cada Eneatipo frente al proyecto de comprarse una casa habitación. ¡Puedes ver los resultados más abajo!
a) Lo más importante al momento de comprar una casa es buscar una casa sólida, bien construida, que cumpla las necesidades de la familia y que nos ofrezca una buena relación precio calidad.
b) Sin duda la relación precio calidad ha de ser importante, pero más aún lo es que sea una casa que quede cerca de las personas que me necesitan, con una hermosa cocina y una amplia sala de estar, de manera de poder recibir a mis seres queridos y atenderlos con cariño y comodidad.
c) Para mí lo más importante es que la casa donde viva se encuentre en un excelente barrio, en el cual pueda codearme con personas de nivel, preferentemente relacionadas con mi trabajo, un lugar de status, bien decorada según los dictámenes de la moda.
d) Me gustaría que la casa donde yo viva, quede cerca de la naturaleza, donde pueda observar el cielo estrellado y tener contacto con las hadas del bosque que la rodearán, sólo en esa tranquilidad puedo conectarme realmente conmigo mismo. Pero si eso no es posible, entonces me gustaría una casa en un barrio antiguo, lleno de estilo, es increíble lo hermosos que pueden quedar esos lugares si se tiene buen gusto para renovarlos, las casa modernas no tienen el garbo de antaño.
e) ¿Para qué comprar una casa? Donde estoy, estoy bien.
No necesito muchas cosas, mi computador y mis libros son mi refugio.
f) A mí me gustaría una casa de estilo tradicional, con gruesos muros, muy importante es que quede en un lugar seguro, cerca de mi iglesia y de un buen hospital y que sobre todo que cuente con un excelente sistema de alarma conectado directamente con la policía.
g) Es muy difícil escoger una casa, las necesidades son tan cambiantes y hay tanta oferta, lo ideal sería tener varias: una en la montaña, otra en el campo, una en la playa, un hermoso departamento cerca de algún lugar lleno de vida nocturna.
h) Me gustan las construcciones sólidas y fuertes, pero sobre todo me gusta influir en el lugar donde vivo, prefiero ser cabeza de ratón que cola de león y que quienes me rodean tengan claro que soy yo quien manda.
i) La verdad no es tan importante el lugar donde yo viva, que escojan los otros, a mí lo que realmente me interesa es que vivamos en armonía y que estemos felices. Los cambios no me agradan, pero si mi familia decide adquirir una vivienda nueva, yo feliz me abocaré a trabajar en la mudanza.

Resultados del Test Comprando una vivienda
a) Corresponde al Eneatipo 1
b) Corresponde al Eneatipo 2
c) Corresponde al Eneatipo 3
d) Corresponde al Eneatipo 4
e) Corresponde al Eneatipo 5
f) Corresponde al Eneatipo 6
g) Corresponde al Eneatipo 7
h) Corresponde al Eneatipo 8
i) Corresponde al Eneatipo 9

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario

Lo + Visto en la Ultima semana

Lo + Visto en el Mes

Lo + Visto desde el 2011

Para Fluir en nuestras actividades.

1. Hay metas claras en cada paso del camino.
2. Hay una respuesta inmediata a las propias acciones
3. Existe equilibrio entre dificultades y destrezas.
4. Actividad y conciencia están mescladas
5. Las distracciones quedan excluidas de la conciencia
6. No hay miedo al fracaso.
7. La autoconciencia desaparece
8. El sentido del tiempo queda distorsionado
9. La actividad se convierte en autotelica

Teoría de Abraham Maslow

La Actitud Creativa

Renunciar al pasado
Renunciar al futuro
Inocencia
Reducción de la conciencia
Perdida del ego
La fuerza inhibitoria de la conciencia (del si mismo)
Los temores desaparecen
Disminución de las defensas e inhibiciones
Fortaleza y coraje
Aceptación: la actitud positiva
Confiar frente a intentar, controlar, esforzarse
Receptividad taoista
Integración del conocedor B (frente a disociación)
Permiso para sumergirse en el proceso primario
Percepción estética en lugar de abstracción
Máxima espontaneidad
Máxima expresividad
Fusión de la persona con el mundo

8 formas en que las personas se auto actualizan o conductas merced a las cuales se alcanza la auto actualización

1. Concentración.
2. Decisión de crecimiento
3. Conciencia de sí mismo
4. Honestidad.
5. Juicio
6. Autodesarrollo
7. Experiencias cumbres
8. Supresión de los mecanismos defensivos del yo.