Introduccion al Eneagrama





Casi todos los seres humanos alguna vez hemos experimentado en nuestro interior una sensación de   vacío, hemos sentido que algo indefinible nos falta para sentirnos plenos. Esta sensación de in-completitud, que parece ser una constante presente en el ser humano desde sus orígenes, es también un estimulo para intentar completarnos, para buscar respuestas trascendentales que le den sentido a la existencia y paz a nuestra inquietud interna.
Buscamos sentirnos plenos y en paz a través de muchos y variados caminos. La necesidad de obtener éxito material, de conseguir logros académicos, de desarrollar descubrimientos científicos, de manifestar expresiones artísticas, de adentrarnos en el mundo esotérico, de acudir al psicoanalista y de avanzar en la búsqueda espiritual, son sólo alguno de los esfuerzos que hacemos para darle sentido a nuestra existencia.
En este recorrer, tarde o temprano surge la inquietud de conocernos, de saber quiénes somos y cuál es el objetivo de nuestras vidas.
El Eneagrama, es una de las muchas herramientas de crecimiento personal, que nos invitan a explorar en nuestro interior. Este hermoso instrumento de autoconocimiento, no sólo sirve como una guía para entrar en nosotros y entender la motivación de muchas de nuestras actitudes, sino también para comprender a quienes nos rodean, sobre todo a nuestros seres queridos, a quienes muchas veces reclamamos por actuar de tal o cual forma, considerando que lo hacen de manera premeditada o intencional, sin entender que todos tenemos muchas reacciones de las cuales no siempre somos conscientes. Si bien, por lo general, he tenido cierta distancia con los sistemas caracterológicos que pretenden clasificarnos en categorías preestablecidas y fijadas por alguna circunstancia ajena a nuestra voluntad consciente, sea esta la fecha de nacimiento, las líneas de nuestras manos, las letras de nuestro nombre, nuestros rasgos físicos o cualquier otro. Al conocer el Eneagrama me sentí inmediatamente atraída, pues al contrario de otros métodos, este nos induce a descubrirnos y revisarnos, siendo exclusividad de cada quien reconocerse en una de las personalidades definidas.
Estoy convencida que cada ser humano es un Universo en sí mismo. Cada uno de nosotros tiene no sólo su particular historia y circunstancias, sino que además es una verdadera obra de arte.
Cada persona es a la vez, lo creado y el creador, alguien que ha mezclado, cual colores en una paleta, recuerdos, experiencias, aprendizajes, conclusiones, limitaciones, grandezas, temores y sueños, construyendo el maravilloso individuo que es.
Aunque nos cueste reconocerlo y comprenderlo, somos nuestra obra magna, una obra con la capacidad de irse recreando a diario, y que está en permanente evolución. Sin lugar a dudas, para que un sistema caracterológico que divide las personalidades en grupos, fuese realmente fidedigno, tendría que contemplar tantas categorías como seres humanos viven, han vivido y vivirán en esta compleja realidad que es nuestro amado mundo. Aún así, los seres humanos disfrutamos mucho clasificando y analizando incluso lo inclasificable, por lo cual a lo largo de la historia de la humanidad han existido muchos sistemas con los cuales se ha pretendido categorizarnos, con el objeto de podernos conocer y comprender mejor. Un buen ejemplo de esto, es el Horóscopo que describe doce tipos de arquetipos, a través de los doce signos zodiacales.
El Eneagrama es básicamente un sistema que define nueve tipos de personalidades, llamadas Eneatipos, cuyas características, según expresan la mayor parte de los autores que han escrito sobre el tema, se habrían forjado en la infancia, en los siete primeros años de vida. A temprana edad, todos habríamos sufrido una ¨herida¨ en nuestra personalidad, producto de alguna experiencia que nos habría tocado enfrentar. Esta herida interna se mantendría a lo largo de nuestras vidas y sería el motor propulsor de muchas de nuestras acciones y reacciones.
Si bien esta visión bastante determinante de lo que el ser humano es, es usada por una buena parte de los autores de libros que tratan sobre el Eneagrama, también es cierto que no sólo somos lo que se forjó en nuestra más tierna edad, los seres humanos nacemos con una carga genética y, posiblemente, también traigamos registros de vidas anteriores que nos llevan a reaccionar de diferentes maneras, ante estímulos similares. En cualquier caso, escudarnos en nuestra niñez para justificar nuestros actos, puede en realidad hablarnos de lo poco que hemos crecido y madurado con los años o, quizás, de las pocas ganas que tenemos de dejar atrás nuestras limitaciones, las cuales preferimos usar como excusas para no cambiar.
Según mis creencias cada persona es el dios creador de su vida, cada vida es una aventura y cada aventura es sagrada, pues es la manifestación suprema de Dios Creador a través de esa persona.
No hay vidas más valiosas ni seres humanos más interesantes, cada uno de nosotros es el personaje de una hermosa y especial novela digna del más talentoso guionista. Nuestra historia es parte
de este guión, pero en modo alguno una prisión que nos atrapa.
Si bien el Eneagrama nos sirve para reconocer nuestra forma automática de reaccionar ante la vida, es difícil identificar el momento exacto en que concluimos (inconscientemente) que este modo de reaccionar nos podía ser útil para algún fin. Pudo haber sido algún suceso en la infancia, la influencia de alguna o ambas figuras parentales, algo grabado en nuestros genes al momento de nacer, alguna vida pasada que quedó registrada en nuestra aura, o con toda probabilidad, una mezcla de todas esas causas.
Como sea, la mayor parte de nosotros no tiene claridad ni conciencia del momento ni de la forma en que se cimentó su personalidad o forma de comportarnos. Pero todos, a través del autoconocimiento y el crecimiento personal, tenemos la posibilidad de cambiar, ya sea incorporando a nuestra personalidad rasgos que habíamos mantenido negados, o bien, aceptando aspectos nuestros que no nos gustan y expresándolos de manera libre y consciente, de modo que sean armónicos con la elección de expresión que nuestro Ser escoge para manifestar en nuestras vidas. Al contrario de la Astrología, disciplina que está supeditada a la fecha, hora y lugar de nacimiento, y que por su complejidad, requiere la intervención de un experto que interprete nuestra Carta Natal, el Eneagrama es un camino de autoconocimiento que debe ser recorrido personalmente: podemos recibir sugerencias y escuchar a los demás, pero sólo el estudio de cada Eneatipo y el examen de sus características en nuestra personalidad, nos ayudará a reconocer que número somos.
El Eneagrama es una invitación a mirar el resorte motivador de nuestras acciones, reacciones y elecciones, tomando conciencia de ellas y a partir de esta toma de conciencia sentirnos en libertad de escoger quienes queremos ser, dejando de ser personas programadas y definidas por nuestras circunstancias. Quiero insistir en que este instrumento, más que una cárcel que aprisiona encasillándonos en un número, puede ser una oportunidad de conocernos, que nos lleve de la inconsciencia a la conciencia y que nos permita liberarnos de las ataduras que nos amarran.
Cuando comencé a leer sobre el tema, creí importante entender cómo se originan los nueve Eneatipos, de ahí que la teoría del cerebro trino que expongo más adelante, me pareció tremendamente atractiva a la hora de comprender cómo se generan las nueve personalidades.
Después de un tiempo de estudiar el Eneagrama y de trasmitir lo que había aprendido en algunos talleres y grupos, un día me pregunté si acaso existiría una relación entre esta hermosa herramienta y la Misión Álmica de cada Eneatipo. Entendiendo por Misión Álmica, la misión que cada uno de nosotros tendría que cumplir, para conseguir sentirnos como seres humanos plenos que viven una vida con sentido.
A punto de quedarme dormida un día cualquiera, la respuesta llegó desde mi interior:
Tres son las Tríadas del Eneagrama:
Acción, Emoción y Pensamiento
Tres los componentes de la Energía Divina:
Poder, Amor y Sabiduría.
Así, consideré muy interesante relacionar las tres Tríadas del Eneagrama con los tres componentes de la Energía Divina.
Podemos relacionar la Tríada de la acción con la energía del
Poder; la Tríada de las emociones con la energía del Amor; y la
Tríada del pensamiento con la energía de la Sabiduría, y a partir de ello, concluir que cada Eneatipo tiene una Misión Álmica que desarrollar en su vida.
Esta misión, corresponderá al aprendizaje que significa desarrollar en esta vida uno de los componentes de la energía divina. De acuerdo a esto, podríamos suponer que existirían fundamentalmente tres aprendizajes álmicos. Algunos seres vendrían a aprender a amar, otros a aprender el poder, entendido como la energía que nos permite concretar lo que nos proponemos, y un tercer grupo que vendría a adquirir sabiduría.
Poder, Amor y Sabiduría se unirían para impulsar la creatividad que es la esencia de Dios Creador.
El Eneagrama como camino espiritual nos invita a descubrir y a conectarnos con nuestra misión de alma, reconociendo que cuando nuestro ser exterior se aleja de su propósito interior, se produce una incisión que nos provocará sufrimiento mientras no logremos alinearnos con nuestra verdadera esencia, manifestando nuestra plenitud interna a través del desarrollo de nuestra misión álmica.

Existen muchas corrientes de acercamiento al Eneagrama, algunas más duras que trabajan principalmente en la sombra, que equivale a aquellos aspectos de nuestra personalidad más ocultos y desconocidos. Otras más livianas, que basándose en manifestaciones externas de la personalidad, suelen presentar atractivos test para identificarnos, y las hay también religiosas, que fundamentan este conocimiento en los pecados capitales.
En este libro he tomado un poco de aquí y de allá, relacionando cada una de las tríadas con sus misiones álmicas. Su contenido permitirá al lector principiante adentrarse en este entretenido sistema, complementándolo con el énfasis espiritual que las personas en busca de sentido comprenderán.

El sentido es el tema principal de mi vida, lo fundamental e importante; lo que me afecta a mí principalmente como persona,
lo que me atañe directamente,
lo que me hace querer existir,
de lo que mi corazón quiere y puede depender,
lo que da sentido a mi vida,
lo que me llena, lo que me conforta,
por lo cual nadie me puede representar,
aquello por lo que me unifico conmigo mismo.
Victor E. Frankl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario

Lo + Visto en la Ultima semana

Lo + Visto en el Mes

Lo + Visto desde el 2011

Para Fluir en nuestras actividades.

1. Hay metas claras en cada paso del camino.
2. Hay una respuesta inmediata a las propias acciones
3. Existe equilibrio entre dificultades y destrezas.
4. Actividad y conciencia están mescladas
5. Las distracciones quedan excluidas de la conciencia
6. No hay miedo al fracaso.
7. La autoconciencia desaparece
8. El sentido del tiempo queda distorsionado
9. La actividad se convierte en autotelica

Teoría de Abraham Maslow

La Actitud Creativa

Renunciar al pasado
Renunciar al futuro
Inocencia
Reducción de la conciencia
Perdida del ego
La fuerza inhibitoria de la conciencia (del si mismo)
Los temores desaparecen
Disminución de las defensas e inhibiciones
Fortaleza y coraje
Aceptación: la actitud positiva
Confiar frente a intentar, controlar, esforzarse
Receptividad taoista
Integración del conocedor B (frente a disociación)
Permiso para sumergirse en el proceso primario
Percepción estética en lugar de abstracción
Máxima espontaneidad
Máxima expresividad
Fusión de la persona con el mundo

8 formas en que las personas se auto actualizan o conductas merced a las cuales se alcanza la auto actualización

1. Concentración.
2. Decisión de crecimiento
3. Conciencia de sí mismo
4. Honestidad.
5. Juicio
6. Autodesarrollo
7. Experiencias cumbres
8. Supresión de los mecanismos defensivos del yo.